Brian, riéndose durante un entrenamiento (Foto: Cádiz CF).
Brian, riéndose durante un entrenamiento (Foto: Cádiz CF).

Cádiz CF

Brian quiere seguir los pasos de Jesús y confía en la decisión del club

Quique Pina no es partidario de cerrarle las puertas del equipo a jugadores que piden con insistencia su salida pese a tener contrato

Por  20:19 h.

A pocos jugadores que han pasado por las manos de Quique Pina se conoce que critiquen al murciano. Entre otras cosas porque el actual consejero delegado del Cádiz CF suele tener un trato exquisito con sus futbolistas así como una empatía envidiable que no suele ser lo que prolifera en el fútbol español.

Hay una ley no escrita en este deporte que dice que si un jugador quiere marcharse a jugar a otro equipo suele conseguir lo que se propone. De esto sabe mucho Quique Pina, que debido a ello no se muestra partidario de retener a futbolistas que quieran marcharse pese a tener contrato en vigor.

Este verano ya le ha pasado una vez y no ha tenido otra que abrir las puertas del club incluso creando un problema ya que se quedaba sin un portero con el que confiaba tener este año la portería garantizada.

El caso no es otro que el de Jesús Fernández, un portero que estuvo el año pasado a la sombra de Alberto Cifuentes y que llegaba al Cádiz CF hace un año tras calentar el banquillo del Granada, en Primera División. Iba ya para el tercer año como suplente cuando se presentó en el despacho de Juan Carlos Cordero para pedirle una salida en el caso de que su representante consiguiera un equipo, como era el caso. La Cultural Leonesa, recién ascendido a Segunda, se había interesado por el portero creado en la cantera del Real Madrid y una vez que Jesús lo supo no paró de insistir a Pina y Cordero, día tras día, para que dieran luz verde a la operación.

Consciente del estancamiento del jugador, la dirección deportiva del Cádiz CF entendió la situación y en cuanto la ‘Cultu’ se decidió, Jesús Fernández hizo las maletas para León.

Un caso parecido al de Jesús puede ser el de Brian Oliván, que nada más acabar la temporada se convirtió en jugador del Cádiz CF después de que el club gaditano ejecutase la opción de compra al Granada por medio millón de euros. Sin ser tan insistente como el arquero, el lateral sí que le ha comunicado a la entidad su deseo de salir en el caso de que llegue una oferta de un club de Primera por él. Al defensa se le ha escuchado, se le ha entendido y se le ha prometido que se hará lo que se deba pero siempre y cuando todas las partes del asunto queden bien atendidas económicamente,

Escuchado esto, Brian ha seguido a lo suyo. Que no es otra cosa que entrenar, aunque ahora anda ‘tocado’ y sin ir más lejos no jugó el amistoso en Huelva del pasado domingo.

Al jugador catalán se le ha hecho ver lo que es en todo caso lo más lógico. El Cádiz CF ha hecho un esfuerzo económico por él recientemente y como podrá comprender no piensan soltarlo por menos de un millón de euros más compensaciones.