El Reus mantiene una temporada más sus señas de identidad sobre el césped.
El Reus mantiene una temporada más sus señas de identidad sobre el césped.

CÁDIZ CF

Análisis del Reus: orden, compromiso y resultados

Inexperto en el área técnica, el exjugador López Garai mantiene las señas de identidad de un equipo rocoso atrás, y sin mordiente arriba

Por  19:44 h.

Orden, consistencia, ideas claras, contundencia, sacrificio… Muchas son las señas de identidad que Natxo González (actual entrenador del Zaragoza) ha dejado marcadas a fuego en el Reus.

Con el vitoriano se ascendió de Tercera a Segunda (éxito absoluto en la entidad del Baix Camp) y ahora, tras su marcha, la línea a seguir es la misma. Sólo ha cambiado una cara: Aritz López Garai, su discípulo aventajado sobre el césped, tomó las riendas del banquillo. Y funciona.

Atrás sigue siendo un equipo implacable (sólo ha perdido dos veces esta Liga) y arriba sufre para marcar. Nada nuevo en una localidad en la que el balompié se intenta hacer hueco pese al predominio del hockey.

La portería

La meta del Reus está asegurada con la presencia de un cancerbero de auténticas garantías: Édgar Badía. A sus 25 años el arquero barcelonés cumple su cuarta temporada en el Reus y la segunda en la categoría de plata, pero todo hace indicar que pronto dará el salto a la máxima categoría. Es cuestión de tiempo. Sin ir más lejos, ya han sonado equipos como el Deportivo como posible destino.

Formado en la cantera periquita, Badía es un guardameta ágil y con unos reflejos asombrosos. No es especialmente alto pero controla todas las facetas de su juego, de ahí que sea uno de los mejores arqueros de LaLiga 123. De hecho, la solvencia defensiva del equipo rojinegro se debe en buena medida a sus intervenciones. Eso sí, compenetradas con el trabajado entramado defensivo del ordenado Reus. Constancia y carácter completan su perfil.

La temporada pasada recibió menos de un gol por encuentro y este curso lleva el mismo camino. El Cádiz CF ya ha sufrido en primera persona a este portero al que no pudo batir la temporada pasada después de 180 minutos.

Con Codina en el Fuenlabrada de Segunda B, su recambio este curso es el navarro Roberto Santamaría, que llegó desde el Mallorca el pasado verano. El veterano arquero norteño es la segunda opción en un marco dominado por el que fuese internacional en las categorías inferiores de la selección española.

La defensa

La excelente labor defensiva es una de las señas de identidad del Reus para conseguir sus objetivos. La línea marcada por Natxo González la sigue ahora su discípulo Artiz López Garai. Orden, disciplina, contundencia y compromiso siempre están a la orden del día en el Baix Camp.

Con una firme línea de cuatro, uno de los grandes retos era ocupar la vacante dejada por el lateral derecho Alberto Benito, jugador que puso rumbo a Zaragoza junto a Natxo González. Sin él, la solución estaba en casa y con un futbolista reconvertido: Jorge Miramón. El centrocampista maño ha retrasado su posición y se ha convertido en imprescindible. Ya lo avisó el director deportivo Sergi Parés este verano: «Nos gusta mucho Jorge Miramón, y nos gusta mucho de 2». No había dudas, pues ya respondió ahí en momentos puntuales de la temporada precedente. Y está respondiendo con creces. Su recambio es el balear Joan Campins, que siempre aparece como segunda opción.

En el lateral izquierdo era necesario cubrir el hueco dejado por Ángel, que también se marchó a La Romareda. El elegido en este caso fue Álex Menéndez, un canterano del Sporting que ha estado 13 años en El Molinón, donde ha ascendido a Primera y ha jugado en la máxima categoría. El curso pasado lo tenía hecho con el Girona, pero fue finalmente descartado por una lesión. Ahora, después de un año sin jugar, agradece la confianza del Reus con sus buenas actuaciones. Lateral de largo recorrido, firmó hasta el 30 de junio.

Con ellos el Reus disfruta de dos carrileros largos que abren caminos insospechados por fuera.

La zaga la completan dos centrales asentados y de garantías: Olmo y Pichu Atienza. El barcelonés, sin una gran estatura para ser central, es determinante en el eje de la zaga por su firmeza y solvencia. El cordobés, que vivió en sus carnes el ascenso del Cádiz CF en el Rico Pérez cuando jugaba en el Hércules, aporta estatura y poderío en el juego aéreo con sus 190 centímetros. A la espera de su oportunidad está Pablo Íñiguez, un joven zaguero que comenzó la temporada como titular.

El centro del campo

Una de las grandes preocupaciones del Reus esta temporada era fortalecer un centro del campo que se quedó huérfano sin dos jugadores claves para Natxo González: Aritz López Garai y Ramón Folch.

El primero sigue en el club del Baix Camp, aunque ahora lo hace desde el banquillo y dirigiendo a los que hace unos meses eran sus compañeros. El segundo se destapó como una de las grandes sensaciones de LaLiga 123 y se marchó al Real Oviedo, que apostó fuerte por él en esta nueva etapa.

Con este panorama, la responsabilidad defensiva de Tito le hace ser parte importante de este engranaje. El barcelonés llegó en verano desde el UCAM, pero es un viejo conocido de la zona tras su paso por Gramanet, Espanyol B y, sobre todo, Llagostera. Aporta el equilibrio necesario en esa faceta.

El trío con el que se hace fuerte en la medular lo completan Borja Fernández y Gustavo Ledes, dos canteranos del Celta. El primero parece haberse ganando un puesto después de su periodo de aclimatación al equipo rojinegro y a la categoría.
Eso hace que la labor del portugués Gustavo Ledes luzca más. Otrora canterano del Barça, el luso ha sido uno de los grandes descubrimientos. Su aportación desde la segunda línea es determinante y ya lleva marcados cinco goles esta temporada, los dos últimos de manera consecutiva ante Valladolid y Sporting. Puede jugar de ‘6’ y de ‘8’, cuenta con un buen lanzamiento desde media distancia y está creciendo a pasos agigantados. Sin lugar a dudas, se trata de la gran sensación de este Reus. De hecho, es el máximo goleador rojinegro y el único que ha anotado más de un gol en el equipo hasta la fecha.

Cada vez más importante está siendo el concurso de Juan Domínguez, que aparece como otra variante para dar empaque en ese centro del campo. El gallego va ganando confianza y espera demostrar de una vez por todas esas cualidades que no terminó de plasmar definitivamente en ‘su’ Deportivo. Llega después de una temporada aciaga en el Mallorca, con descenso a Segunda B incluido.

De los cuatro, tres entran en el once, siendo fijo Gustavo Ledes.

Y todo ello a la espera de la participación de jugadores como Vítor Silva (ya tuvo minutos ante el Sporting después de cinco meses ausente por una grave lesión de rodilla) y Raphael Guzzo (en proceso de recuperación).

La delantera

La falta de gol fue el gran problema del Reus el curso pasado y nada ha cambiado en éste. La fortaleza defensiva contrasta con la ausencia de pegada en la línea atacante, algo que se alivia con la aportación de la segunda línea, con el portugués Gustavo Ledes como adalid.

31 goles en 42 encuentros marcaron los rojinegros la pasada temporada. Ahora llevan 10 en 13. El promedio sigue siendo inferior a un gol por cita.

Ya sin el inadaptado Chrisantus, aún continúan Máyor y Édgar Hernández en la plantilla. El alicantino marcó siete goles el pasado ejercicio, pero ahora sólo lleva uno. No estará en Cádiz porque se recupera de la distensión de ligamentos que sufrió a mediados de octubre y todavía le quedan dos semanas más de puesta a punto. En cuanto al segundo, artillero de referencia en Segunda B con los catalanes, aún no se ha estrenado este curso. Últimamente es titular debido a las ausencias.

Como refuerzo llegó el balcánico Dejan Lekic, un viejo conocido de la categoría de plata. Tampoco llega a tiempo debido a la recuperación de una lesión. Sólo lleva un gol y su concurso es irregular.

A ellos se unen las aportaciones a nivel ofensivo de jugadores de segunda línea que llegan desde el interior de las bandas. David Querol y Fran Carbiá (este último de familia gaditana y verdugo del Cádiz CF en Reus la temporada pasada, que ha venido sufriendo molestias en el pubis en los últimos tiempos) aportan movilidad y peligro.

Otros jugadores como David Haro, Ricardo Vaz, el ya recuperado Migue García y Álex Carbonell también llaman a la puerta. Este último, formado en La Masía, empieza a ganar importancia con su apuesta de toque y calidad.

JUGADORES A SEGUIR

Édgar Badía: Guardameta ágil, seguro y con unos reflejos asombrosos. Clave en la filosofía del Reus. Uno de los mejores porteros de LaLiga 123. Si nada extraño sucede, pronto dará el salto a una categoría superior.

Olmo: Determinante en el gran trabajo defensivo del equipo rojinegro. Suple su déficit de estatura con anticipación, compromiso y mucho orden. El barcelonés es un líder en la zaga.

Gustavo Ledes: La gran sensación del Reus y una de las sorpresas positivas de LaLiga 123. El portugués puede jugar de ‘6’ y de ‘8’. Formado en las canteras de Barça y Celta, se trata del máximo goleador de su equipo con cinco goles. Cuenta con una gran llegada desde la segunda línea gracias a un disparo más que notable.