EurobasketScariolo, una mano segura para dirigir el futuro

El italiano, sinónimo de éxito en el banquillo nacional, es el encargado de dar paso al relevo en los próximos años

Actualizado:

La llegada de Jorge Garbajosa a la presidencia del baloncesto español hace unos meses ha cambiado muchas cosas dentro de la federación, pero la más importante en el apartado deportivo fue el nombramiento de Sergio Scariolo como responsable de todo el área técnica de la selección. El italiano será el encargado de dirigir el relevo y manejar la complicada situación de las ventanas FIBA. Un reto apasionante que Garbajosa ha optado por dejar en manos del entrenador más laureado de la historia de España, el único que cuenta con éxito todas sus participaciones en un Eurobasket y que solo se quedó sin subir al podio con la selección en el Mundial 2010.

La de ayer fue su sexta medalla en siete torneos como seleccionador, en la que quizá ha sido su experiencia más complicada en el banquillo nacional. A las bajas de Llull, Reyes y Rudy Fernández antes del Eurobasket se unió la de Abrines en el primer partido. Ausencia que se reveló clave por la poca rotación exterior del equipo. «Hemos tenido obstáculos tremendos, con lesiones que nos han perjudicado muchísimo y que hemos tenido que superar para alcanzar otra vez el éxito», afirmaba el italiano ayer, feliz. Ante esos problemas, Scariolo supo ajustar la táctica y crear alternativas, poniendo en cancha a la vez a dos bases puros como Ricky Rubio y Sergio Rodríguez, variante que ha resultado clave en el devenir del campeonato.

Las ventanas FIBA y la selección B

Esa sabiduría y mano izquierda para variar el rumbo sobre la marcha es la que sedujo a los directivos de la federación. Porque el futuro cercano del equipo nacional no es sencillo y necesita de las mejores manos para dirigirlo. Las ventanas FIBA, que España deberá afrontar a partir del próximo mes para clasificarse para el Mundial 2019, serán su primera prueba, ya que en las mismas no podrá contar con los españoles en la NBA ni, seguramente, con los que disputan la Euroliga.

«Irá bajando el talento y la frescura de algunos jugadores, pero llegarán otros que intentarán ayudar. Aún así, hay que prepararse para apretar más los dientes. No queremos que el baloncesto español baje de nivel en los próximos años y creo que si hacemos bien el trabajo, juntos, podemos conseguirlo», explicaba nada más bajar del podio en el Eurobasket.