Atletismo

Marta Domínguez quiere ser inspectora de Policía

La exatleta, sancionada tres años por dopaje, está a una entrevista personal de ingresar en el cuerpo

Marta Domínguez quiere ser inspectora de Policía
JOSÉ CARLOS CARABIAS - Actualizado: Guardado en:

Atleta, senadora y policía. Y en medio de una trayectoria tan diversa, un salpicón de escándalos por dopaje. La excampeona española de atletismo Marta Domínguez ha iniciado los trámites para ingresar como inspectora en la escala ejecutiva de la Policía Nacional.

Hace un par de semanas se sometió a las pruebas físicas que requiere este cuerpo de élite y durante este mes tiene previsto opositar al escalón básico, policía nacional, ya que su empeño, después de pasar por el Senado y haberse caído de las listas del PP al Congreso de los Diputados, consiste ahora en ser agente de la ley.

Domínguez, que fue la reina del atletismo español y considerada la mejor de la historia por sus triunfos, sus oros y su célebre cinta rosa a la cabeza regalo de su abuela, está sancionada por dopaje por parte del Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS), pero eso no le imposibilita el acceso al cuerpo policial. La normativa en España habla de «delito doloso», que no es el caso de la palentina.

Si alcanza su objetivo en las próximas fechas, Domínguez sustituirá el amuleto de la cinta rosa por otro apéndice textil de color azul. Las reglas de la Academia de Policía de Ávila, donde ha presentado su solicitud, obligan a que «las mujeres con pelo largo deben usar un lazo azul para llevarlo recogido».

Domínguez acudió en septiembre a la sede de Ávila dispuesta a pasar el primer tamiz en su objetivo, la pruebas de aptitud física para ser inspectora. Un circuito de obstáculos sin derribar banderines ni vallas (ella fue campeona del mundo de 3.000 metros obstáculos), un ejercicio de permanencia con los brazos flexionados sobre una barra, un salto de altura vertical y una prueba de 1.000 metros en carrera continua, donde la exatleta «rompió el cronómetro», según la expresión de un asistente al examen.

La palentina superó sin ningún contratiempo este tramo físico y queda pendiente ahora de otra evaluación: una entrevista personal que debe realizar un psicólogo de la Policía y que incide en las cuestiones personales y biográficas del opositor. Además de los rasgos de su personalidad, el aspirante debe repasar con el psicólogo sus factores de socialización. Al decir de fuentes conocedoras del caso consultadas por ABC, por ahí podría encontrar inconvenientes la exatleta, debido a sus vínculos judiciales y extradeportivos relacionados con el dopaje.

Domínguez no tiene ningún impedimento legal para opositar al cuerpo de Policía, ya que cumple con uno de los preceptos exigidos por la ley española: «No haber sido condenado por delito doloso, ni separado del servicio del Estado, de la Administración autonómica, local o institucional, ni hallarse inhabilitado para el ejercicio de funciones públicas».

La antigua fondista está sancionada por el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) por dopaje. El TAS ratificó la acusación de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que abrió un expediente a la atleta castellana basado en las anomalías sanguíneas de su pasaporte biológico durante varios años. La IAAF remitió el caso a la Federación Española, en la que Domínguez había sido vicepresidenta con Odriozola, y ésta la absolvió. La Internacional persiguió el asunto hasta el TAS y este organismo arbitral finalmente castigó a la atleta. Además de los tres años, anuló sus resultados entre el 5 de agosto de 2009 y el 8 de julio de 2013, que incluyen un oro en 3.000 obstáculos en el Mundial de Berlín y la plata en los Europeos de Barcelona en la misma distancia. Cuando fue sancionada, ya se había retirado del atletismo.

Las operaciones

La aspirante a inspectora de Policía fue detenida en diciembre de 2010 por la Guardia Civil en el marco de una investigación sobre dopaje, con epicentro en el doctor Eufemiano Fuentes, la Operación Galgo. Hubo otros trece detenidos, entre ellos el médico ligado a las prácticas dopantes, y los agentes requisaron todo tipo de medicamentos. A Domínguez se la acusó de un delito contra la salud pública. Varios meses después, la juez exculpó a la atleta de los cargos de suministro de sustancias prohibidas a otros deportistas.

El nombre de Domínguez también surgió en los entresijos del juicio de la Operación Puerto, después del cual Eufemiano Fuentes fue condenado a un año de prisión y luego absuelto por la Audiencia Provincial de Madrid. La exatleta ha declarado que estaría dispuesta a cotejar su ADN con una de las bolsas de sangre que guardaba el médico canario, «Urco», un apodo que coincidía con el nombre de un perro que fue propiedad de la fondista.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios