El novillero sevillano Javier Velázquez ha pasado casi 40 horas de huelga de hambre en Las Ventas
El novillero sevillano Javier Velázquez ha pasado casi 40 horas de huelga de hambre en Las Ventas - EFE

El novillero sevillano deja su huelga de hambre y vuelve «agradecido» aunque sin sitio en Las Ventas

Los empresarios del coso madrileño se comprometen a valorar la presencia de Javier Velázquez la próxima temporada

SEVILLAActualizado:

El novillero sevillano Javier Velázquez ha abandonado, tras casi 40 horas de ayuno, la huelga de hambre que inició el pasado martes a las puertas de la empresa que gestiona la madrileña plaza de toros de Las Ventas para reclamar una oportunidad para torear. Así lo ha confirmado a ABC de Sevilla el propio novillero de 34 años y natural de la localidad sevillana de La Algaba, quien se ha mostrado «enormemente agradecido» con el empresario Simón Casas, Roberto Piles y el maestro Curro Vázquez, actuales gestores del coso madrileño.

Velázquez relata que ya ha vuelto a La Algaba después de haber mantenido un encuentro a última hora de la tarde de este miércoles con los empresarios, quien le emplazaron a entrar en la sede de su empresa en cuyas puertas ha estado un día y medio apostado Velázquez solicitando una oportunidad de mostrar su valía en Madrid.

En la cita, los gestores taurinos reconocieron a Velázquez que era imposible darle sitio en las novilladas ya cerradas de esta temporada, pero se comprometieron a ir al campo este invierno para ver sus capacidades en un tentadero y así valorar de primera mano su posible presencia en los festejos de la próxima temporada.

Un apretón de manos y 50 euros

Según el novillero sevillano, en dicha reunión los gestores reconocieron su «admiración ante el gran esfuerzo» de Velázquez, que se fue con lo puesto a Madrid y ha estado dos días y una noche junto a la puerta de arrastre de Las Ventas con una pancarta en la que se podía leer el mensaje: «Soy y me siento torero, pero sin una oportunidad no puedo conseguirlo ni demostrarlo».

Velázquez, que no se viste de luces desde el año 2009, ha confesado a ABC su enorme agradecimiento a Simón Casas y el maestro Curro Vázquez, quienes durante toda su estancia en Madrid han sido «muy agradables» y le preguntaban cada vez que se cruzaban con él «si me encontraba bien o necesitaba algo».

«Simón Casas se metió la mano en el bolsillo y me ofreció 50 euros para que puediera volver en autobús hasta La Algaba»

Además, relata Velázquez que tras sellar el compromiso de valorar su posible presencia en las novilladas de la próxima temporada con un apretón de manos, los empresarios le ofrecieron dinero para que Javier Velázquez pudiera volver a Sevilla. «Terminamos la reunión sobre las ocho de la tarde y me preguntaron si tenía forma de volver a mi casa. Yo me había ido casi con lo puesto y sin dinero, así que Simón Casas se metió la mano en el bolsillo y me dió 50 euros para pudiera coger el último autobús de regreso a Sevilla», relata el novillero.

Velázquez señala que en un primer momento rechazó el ofrecimiento, pero ante la insistencia del empresario taurino y la realidad de verse sin dinero a 530 kilómetros de su casa, tomó el dinero y regresó a La Algaba «muy agradecido» e ilusionado ante la posibilidad que se le abre de poder convencer a los mandatarios de la plaza de toros de Las Ventas.

Javier Velázquez se presentó en una novillada en La Maestranza en el año 2009
Javier Velázquez se presentó en una novillada en La Maestranza en el año 2009- ABC

Su presentación en La Maestranza, en 2009

Javier Velázquez nació en La Algaba (Sevilla) el 9 de febrero de 1983. Su debut con picadores tuvo lugar en Málaga, la tarde del 26 de julio de 2003, en un cartel completado por Francisco José Palazón y el colombiano Luis Bolívar. El ganado correspondió al hierro de Gabriel Rojas.

Se presentó en Sevilla el 17 de mayo de 2009, una tarde que recordará toda la vida pues tuvo que dar cuenta de hasta cuatro novillos de Salvador Guardiola por las cornadas sufridas por sus otros dos compañeros, Miguel Giménez y Juan Carlos Cabello. Ese mismo año está fechada su última comparecencia de luces, en la plaza de Azuqueca de Henares (Guadalajara).