FESTIVAL DE CINE EUROPEO DE SEVILLA

Vincent Lindon: «No me planteo hacer televisión de ninguna manera»

El actor francés recibe este viernes el Giraldillo de Honor del festival sevillano en la gala inaugural

Vincent Lindon, en rueda de prensa en el Festival de Cine Europeo
Vincent Lindon, en rueda de prensa en el Festival de Cine Europeo - @FESTIVALCINESEV
JESÚS MORILLO Sevilla - Actualizado: Guardado en:

El actor francés Vincent Lindon recibe este viernes el Giraldillo de Honor el Festival de Cine Europeo de Sevilla, que arranca esta noche en la gala inaugural de un certamen que hará balance hasta el 12 de noviembre de la producción europea de cine de autor del último año.

Antes de la gala, el actor premiado en Cannes por «La ley del trabajo» ofreció una rueda de prensa en la que manifestó que no se plantea hacer televisión «de ninguna manera», porque, en su opinión, «la magia del cine es que puedes contar cuarenta años en dos horas y lo malo de las series es que se cuenta un año en un año».

Lindon reconoció que el galardón al mejor actor que recibió el año pasado en Cannes le emocionó, porque «es el mejor premio que uno puede recibir», aunque añadió que para él «profesionalmente no ha cambiado nada. No tenía menos talento que antes de darme el premio. En el mundo del cine sí han cambiado las cosas, mejor para mí».

De esta forma el actor, que ha trabajado a las órdenes de realizadores como Stéphane Brizé o Claude Lelouch, hacía referencia a una larga y prestigiosa carrera que ha cimentado en papeles como «La crisis» (1992), «El odio» (1995) o «Les Salauds» (2013). Aunque el público no cinéfilo español quizás lo recuerde más por la relación que mantuvo en los años 90 con Carolina de Mónaco.

Preguntado sobre la fidelidad que mantiene con realizadores como Brizé o Claire Denis, Lindon señaló que aunque mantenga con ellos mucha «complicidad», solo decide hacer una película si le convence la historia. En ese sentido, afirmó que «son los realizadores los que son fieles conmigo, porque escriben historias y piensan en mí. Son ellos los que me llaman a mí».

Respecto al Giraldillo de Honor que recibe en Sevilla señaló que le parece «tremendamente agradable estar aquí y recibir este premio en un país que no es el mío». No se quedará, sin embargo, unos días en el festival, ya que «debo partir mañana para la sincronización del sonido de una película de Jacques Doillon».

La película a la que se refiere el actor francés es «Rodin», que protagoniza y que aborda la vida del escultor, cuya figura ha estado en cuestión en los últimos años por la relación que mantuvo con una de sus pupilas y que se llevó al cine en «La pasión de Camille Claudel» (1988).

Sobre esta cuestión, Lindon advirtió que puede que Rodin no fuera tan maravilloso, pero que «eso mismo dicen otros jugadores de tenis sobre Rafa Nadal». «Hay 43 museos Rodin en el mundo y no hay ninguno de Camille Claudel», afirmó el actor quien reconoció que el escultor, pese a ser un «genio», puede que no fuera un hombre «maravilloso, pero no porque fuera un mal hombre, sino porque no tenía la hipocresía de hacerle creer a una mujer que estar con ella era más importante que su trabajo, pensaba solo en el trabajo. Todo lo hizo por ser el mejor escultor del mundo».

Una frase de Rodin puede ser aplicable a la trayectoria como intérprete de Vincent Lindon y que él mismo recordó: «La belleza solo se puede encontrar en el trabajo. Sin eso todo está perdido».

Esto no significa, añadió el actor, que se viva para trabajar y no disfrutar de los seres queridos, sino que el trabajo dignifica a las personas, algo que puede apreciarse en «La crisis» o «La ley del mercado». «Hago películas como esas porque me da mucha tristeza de la gente que no tiene trabajo. Cuando se le quita a la gente el trabajo, no tienen las herramientas para estar orgullosos de sí mismos, brillar en la sociedad y que sus hijos les miren con respeto».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios