Juan Luis Matilla estrena «Error» en el Teatro Central
Juan Luis Matilla estrena «Error» en el Teatro Central - ABC

«Error», la improvisación conducida de Juan Luis Matilla

Estreno de la obra en una única función mañana sábado día 27 de enero, en el teatro Central

SEVILLAActualizado:

Dice Manuel Llanes, director artístico del teatro Central, que cuando se trata de un espectáculo de Juan Luis Matilla, lo complicado es explicar de qué se trata. «Matilla, dice Llanes, es un creador inclasificable con un sello personal. Muy poca gente hace lo que él hace, y es una seña de identidad de Andalucía, por eso tiene que estar aquí en el Central».

El sábado día 27 de enero Juan Luis Matilla y su compañía Mopa, estrenan «Error», obra en la que ha contado con la colaboración de Alberto López en la dramaturgia.

El coreógrafo agradeció al Central, «haber podido tener cinco días, ensayar, palpar el teatro». Pero este proyecto cuenta con más cómplices, como son el Centro Andaluz de Danza y el coro de voces blancas, Escolanía Ars Cantum. «En total, salen a escena 38 personas. Es una improvisación conducida», dice el creador. Juan Luis Matilla que se ha inspirado en varios trabajos, entre ellos en los del cornetista, Butch Morris, creador de la «conducción» en el jazz.

Matilla se convierte en «Error» en un director de orquesta, «he creado un código que voy transmitiendo a los que intervienen en escena para que lo ejecuten. La cosa funciona si es un juego y por ello imperfecto, por eso salen chispas. Al final, «Error» es un código para jugar sin ganar», dice Matilla.

Para el dramaturgo Alberto López, «lo difícil ha sido evitar una idea masculina de poder para Juan Luis que es quien dirige esta orquesta, queremos huir de la imagen estrella del coreógrafo». La música, que también está en escena, no está planteada en términos de aproximación conducida, «es rítmica, armónica, planteada como si fuera una banda sonora».

Y los códigos son diferentes según sean necesarios, desde el pop, a Michael Jackson, «que es el que yo denomino como eficaz, o el melodrama que serían la danza de José Limón o la tragedia, Martha Graham, el sonido californiano...todo depende».

Dice Matilla que los alumnos del Centro Andaluz de Danza, «están entregados y con ellos han aparecido muchas formas de bailar, sólo hay que ofrecerles las opciones abiertas».

El espectáculo, cuyo comienzo dió lugar a estos códigos que ahora se aplican, se inició en el pasado Mes de Danza con una serie de actividades que tuvieron como protagonistas a los alumnos del Instituto Bécquer. «Fué acercar la danza a gente que no la practicaba, y la verdad es que supuso una experiencia increíble. Ellos y yo descubrimos muchas cosas que ambos no sabíamos que existían». Ahora tienen el proyecto de continuar con estas experiencias, «lo próximo será con personas de la tercera edad», informa el coreógrafo.