«madre!»: Jennifer Lawrence, aterrorizada por Bardem
«madre!»: Jennifer Lawrence, aterrorizada por Bardem
IMPRESCINDIBLES

Bowie, la Revolución de Octubre, Foster futurista... Cinco citas culturales para no perderse

La mejor crónica de la Revolución Bolchevique, la etapa berlinesa de David Bowie, Norman Foster de la Tierra a la Luna y la última locura de Aronofsky, en la agenda cultural de nuestros críticos

Actualizado:12345
  1. La crónica de la revolución

    John Reed
    John Reed

    Nórdica Libros acaba de publicar, en pleno centenario, la mejor crónica periodística de la Revolución Bolchevique. Testigo de excepción, John Reed construye en este Diez días que sacudieron el mundo un relato apabullante desde los hechos vividos y la documentación. Ilustrado por Fernando Vicente (y traducido por Íñigo Jáuregui), el capítulo de apéndices permite ampliar la lectura con documentos como el decreto del corralito (se retiraban 150 rublos como máximo), o la inflación que aprovecharon los especuladores y rozó el 1.700 % en muchos casos. Título «de película» para un libro «de película». Por JESÚS GARCÍA CALERO

  2. Norman Foster, de la Tierra a la Luna

    Uno de los proyectos futuristas de Norman Foster
    Uno de los proyectos futuristas de Norman Foster

    Norman Foster, el arquitecto británico nacido en Mánchester (1935) lleva varios meses rondando Madrid y alrededores. En verano, con los calores a pleno pulmón, organizó un congreso sobre el presente y el futuro de las ciudades, y presentó en sociedad la sede de su Fundación, donde expone no solo una serie de sus obras (maquetas, dibujos...), sino también su colección particular de arte contemporáneo: Foster and friends (y sus amigos), que no son pocos, ni poca cosa. Todavía se puede visitar con todo lujo de detalles (Calle de Monte Esquinza, 48, Madrid). No obstante, aquí no concluye su clase magistral pues la Fundación Telefónica inaugura el 6 de octubre una muestra (Futuros comunes), cuyo objetivo es explicar al gran público el porqué y el cómo de su trayectoria arquitectónica y humanista. Por LAURA REVUELTA

  3. Bowie, etapa berlinesa

    David Bowie
    David Bowie

    Tras publicarse Five Years (1969-1973) y Who Can I Be Now (1974-1976), le llega ahora el turno a la etapa berlinesa de David Bowie: A New Career in a New Town, 1977-1982 (Parlophone). La magnífica edición la componen once cedés y trece vinilos de su trilogía berlinesa cuando Bowie colaboraba con Toni Visconti y Brian Eno, completada con Scary Monsters. Entre las novedades está la remezcla que Visconti hizo de Lodger antes de la muerte del artista. Además de Low, Heroes y el directo Stage (con dos canciones inéditas), ofrece un EP con la primera grabación de «Heroes». Re: Call 3 recoge singles y caras B de esta etapa, una de las más queridas por el propio Bowie. Contiene además 128 páginas de texto y material fotográfico inédito. Por ÁLVARO ALONSO

  4. Mintz, el talento recuperado

    Shlomo Mintz
    Shlomo Mintz

    En la década de los ochenta, el violinista Shlomo Mintz firmó una serie de grabaciones de absoluta referencia. Luego, por razones que desconocemos, las multinacionales del disco se olvidaron de él. Ahora, la caja The Art of Shlomo Mintz recoge en trece compactos casi todas sus grabaciones para el sello Deutsche Grammophon, algunas de las cuales llevaban tiempo descatalogadas. El virtuosismo de Mintz deslumbra en su pirotécnica versión de los Capricci de Paganini o en su recital dedicado a Kreisler, y no menos sobresalientes son sus discos con los conciertos de Mendelssohn, Bruch y Prokofiev (junto a Abbado) o su dúo con el pianista Yefim Bronfman. Una ocasión para recuperar a un talento olvidado demasiado pronto. Por STEFANO RUSSOMANNO

  5. La última locura de Aronofsky

    «madre!»: Jennifer Lawrence, aterrorizada por Bardem
    «madre!»: Jennifer Lawrence, aterrorizada por Bardem

    madre!, última película de Darren Aronofsky, es provocadora desde la ortografía del título. Tampoco es la primera vez que el autor de Pi y Réquiem por un sueñodivide a público y crítica. Cada uno de sus títulos es un salto mortal, de El luchador a Cisne negro y de ahí a la bíblica Noé. Ahora el cineasta neoyorquino, del Brooklyn que no pisa Woody Allen, ha escrito y dirigido un desconcertante drama psicológico de terror al que hay que acudir bien armado. Jennifer Lawrence, Javier Bardem, Ed Harris y Michelle Pfeiffer se prestan a su juego. Fue aclamado y abucheado en Venecia, puede incluso que por los mismos. Por FEDERICO MARÍN BELLÓN