Cultura - Arte

El Greco y Caravaggio, protagonistas en Italia por la atribución de dos de sus obras

Se trata de un rarísimo icono de San Demetrio, del primero, que ha estado expuesto en Treviso, y una versión de «Judit y Holofernes», del segundo, que divide al mundo del arte y se exhibirá desde el lunes en la Pinacoteca de Brera en Milán

Detalle de la obra del Greco que acaba de ver la luz
Detalle de la obra del Greco que acaba de ver la luz - ABC
ÁNGEL GÓMEZ FUENTES Corresponsal En Roma - Actualizado: Guardado en: Cultura , Arte

Dos grandes artistas, dos genios de la pintura -El Greco (Candia, Creta, 1541-Toledo, 1614) y Caravaggio (Milán, 1571-Porto Ercole, 1610)-, han centrado la atención de expertos y seguidores del arte. De trasfondo está la autenticidad de dos de sus obras. En el caso del Greco, se trata de un icono de San Demetrio, que ha sido la atracción de una exposición de gran éxito en Treviso, titulada «El Greco en Italia. Metamorfosis de un genio», que suscitó emoción y pasión. El icono, firmado por El Greco, tiene una historia extraordinaria, porque fue descubierto casualmente. Una pequeña casa de subastas francesa lo ofreció como un icono posbizantino y fue adquirido por un coleccionista alemán. Después de ser restaurado y quitarle barnices apareció la firma del Greco. El coleccionista lo envió al Museo de Atenas, donde existe otro icono que representa a San Lucas atribuido con seguridad al gran Doménikos Theotokópoulos. El museo le respondió que el autor del San Domenico no era El Greco. El comprador alemán no se dio por vencido y recurrió a la experta italiana Mariella Lobefaro y al profesor Lionello Puppi, considerado el más grande conocedor del periodo italiano del Greco. Ambos certificaron la autenticidad del rarísimo icono y fijaron la fecha de su realización alrededor de 1565-1566.

Otros expertos han examinado el icono en la exposición de Treviso, en la que se aprecia la influencia recibida por El Greco de los pintores de Venecia, donde llegó con 26 años. El estilo y la espiritualidad del Greco cambiarán pronto. De ortodoxo pasará a ser ferviente católico, sin olvidar la tradición bizantina. En torno a 1570 El Greco llegó a Roma, donde se adhirió aún más a los ideales artísticos italianos. La última parte de la exposición estuvo dedicada a la influencia en la pintura moderna de este artista visionario que influenció a Manet, Cézanne y Picasso, y después lo admiraron Modigliani, Chagall, Schiele, Giacometti, Francis Bacon y Pollock.

Polémico Caravaggio

«Judit y Holofernes», de Caravaggio
«Judit y Holofernes», de Caravaggio- ABC

La actualidad de Caravaggio tiene su origen también en la atribución de un cuadro, descubierto casualmente, pero que en este caso ha suscitado enorme polémica. Desde el próximo lunes se expone en la famosa pinacoteca de Brera (Milán) una versión de «Judit y Holofernes» (1599), una tela de inspiración bíblica encontrada en abril de 2014 en un falso techo del trastero de una casa de campo no lejos de Toulouse (Francia). La decisión del director de la pinacoteca de Brera, el canadiense James Bradburne, ha generado un sinfín de polémicas y ha dividido al mundo del arte, porque, según muchos críticos, esa tela de Judit no es de Caravaggio. Con anterioridad, otros museos, como la Galería Nacional de Arte Antiguo de Roma (Palacio Barberini) y Capodimonte habían rechazado exponerlo. En confrontación con el director de la pinacoteca de Brera, ha dimitido Giovanni Agostini, un gran experto de la historia del arte italiana, abandonando el comité científico de la pinacoteca milanesa. Agostini ha hecho una durísima acusación al director James Bradburne: ha promocionado la exposición de un cuadro de propiedad privada y de incierta atribución, no respetando el rigor y la prudencia que exige un museo público.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios