Ciencia

Descubren ardillas con lepra humana de la época medieval

Los roedores de las islas británicas pudieron haberse contagiado hace cientos de años

Una ardilla roja con lepra en el oído
Una ardilla roja con lepra en el oído - Dorset Wildlife Trust

Un equipo internacional, liderado por investigadores de la Universidad de Edimburgo, ha descubierto dos tipos de lepra humana en la ardilla roja británica, uno de los cuales coincide con la cepa que probablemente hizo estragos en Europa durante la época medieval. Al parecer, según explican en la revista Science, los bacilos han permanecido en los roedores durante cientos de años. Aunque por su alto nivel de infección son potencialmente peligrosos para las personas, los científicos aseguran que no hay motivos para que cunda la alarma. El riesgo de transmisión es bajo, debido al escaso contacto que hay con estos animales y que su caza está prohibida en la mayoría de los países.

La lepra es una enfermedad altamente contagiosa que provoca deformaciones en la piel y daños en el sistema nervioso, el tracto respiratorio superior y los ojos. Es una de las enfermedades más antiguas y ha tenido un enorme impacto en múltiples culturas a lo largo de la Historia. Por razones que aún no están claras, se redujo drásticamente a finales de la Edad Media y hace aproximadamente un siglo que prácticamente desapareció de Europa, al menos en los seres humanos. En gran parte controlada gracias a los antibióticos, en la actualidad se producen 220.000 casos nuevos cada año en el mundo.

Un hecho poco conocido es que la lepra afecta a algunos animales, como los armadillos, que han causado casos de infecciones a humanos. A partir de esa evidencia, mediante pruebas de análisis genético y de suero sanguíneo, los microbiólogos examinaron los cadáveres de 110 ardillas rojas de Inglaterra, Irlanda y Escocia. Trece de ellas mostraban signos de lepra como hinchazón y pérdida de pelo en las orejas, la boca y los pies, mientras que 101 no tenían síntomas obvios. Descubrieron que todas las ardillas con marcas de lesiones y el 21 % de las asintomáticas albergaban Mycobacterium lepromatosis, una forma de lepra altamente debilitante recientemente descubierta, y Mycobacterium leprae, el patógeno más antiguamente asociado con la lepra.

Un leproso en un cementerio

Los investigadores revelaron que la cepa de M. lepromatosis de ardillas provenientes de Escocia, Irlanda y la Isla de Wight en el sur de Inglaterra, se separó hace aproximadamente 27.000 años de una cepa humana similar anteriormente encontrada en México.

Por el contrario, el subtipo M. leprae coincidió con la cepa detectada en los restos de un ser humano de la época medieval enterrado en un cementerio de Winchester hace 730 años, a tan solo 70 km del lugar de origen de las ardillas infectadas, la isla de Brownsea. Esto sugiere que la transmisión de humano a animal (y viceversa) ocurrió hace cientos de años y, desde entonces, los bacilos han permanecido en estas reservas.

«Ha sido completamente inesperado ver que siglos después de su eliminación de los seres humanos en el Reino Unido, la lepra afecta a las ardillas rojas», dice Stewart Cole, de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) en Suiza. «Esto nunca se ha observado antes».

«No hay razón para el pánico»

El estudio muestra cómo un patógeno puede permanecer sin detectar en el ambiente incluso cientos de años después de que se haya borrado de la población humana. «El descubrimiento de la lepra en las ardillas rojas es preocupante desde una perspectiva de conservación, pero no debería plantear problemas para la gente en Reino Unido», dice Anna Meredith, de la Universidad de Edimburgo.

En este sentido, Andrej Benjak, del EPFL, uno de los autores principales del artículo, cree que «no hay ninguna razón para el pánico». «La lepra autóctona no se ha detectado en el Reino Unido en las últimas décadas, aunque no podemos excluir la posibilidad de casos raros, no declarados o mal diagnosticados», subraya. Por ese motivo, los autores creen fundamental buscar otros casos de esta tenaz enfermedad, también fuera de las Islas británicas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios