TURISMO

Los chiringuitos de El Palmar no se resignan al cierre de este verano

Los dueños de los negocios se unen por primera vez para presentar una plataforma reivindicativa en la que anuncian ya movilizaciones

CÁDIZActualizado:

Los chiringuitos de El Palmar van a luchar por abrir este verano. La respuesta a las declaraciones que realizó el concejal de Ordenación del Territorio del Ayuntamiento de Vejer, Daniel Sánchez, a este periódico ha sido rotunda. «Hemos tardado unos días en responder porque por primera vez estamos unidos todos los negocios de la playa, en una unidad sin precedentes, porque lo que intenta hacer este equipo de gobierno municipal es tan fuerte que vamos a tener que luchar juntos», explican estas fuentes.

Aseguran que la modificación de la política local, por la que ya se ha anunciado que no habrá chiringuitos en la arena y que otros muchos (la mayoría) que se encuentran en primera línea de playa no podrán abrir, como El Dorado o El Cartero, no es justa ni está amparada en la ley.

Su principal reivindicación es asegurar los más de mil empleos afectados por el plan de urbanismo del Ayuntamiento de Vejer en El Palmar. «Muchos de estos trabajadores son del propio pueblo de Vejer y verán cómo van al paro si el alcalde no da marcha atrás a su plan», explican los empresarios de chiringuitos.

Tras reunirse con asociaciones vecinales, negocios de la zona (que también se verían afectados), asociación de empresarios y de comerciantes han decidido que en los próximo días comenzarán a plantear movilizaciones si no llegan a un acuerdo con Alcaldía. Los empresarios señalan directamente a una mala actitud del alcalde, José Ortiz.

Argumentan que llevan muchos años detrás de conseguir licencias para regular sus negocios, mientras se les niega, amparándose el Consistorio en unas normas subsidiarias que son una prórroga de la Ley de Costas del año 1988 «y que, para colmo, están derogadas». Este punto ha sido reclamado en algunos casos por vía judicial, consiguiendo sentencias favorables, según explican los empresarios vejeriegos.

Respecto a lo apuntado por el concejal Daniel Sánchez a La Voz de Cádiz, en la que manifestaba que el Consistorio ha planteado una rectificación a través de una modificación puntual de las citadas normas subsidiarias, causantes de todos los problemas y que la Junta de Andalucía hizo un informe negativo, los chiringuitos apuntan que omitió en dicha declaración el motivo de que dicho

informe resultara desfavorable por parte del área de ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía. Apuntan que se trata de la inclusión en dicho informe una petición de edificabilidad de la zona que incumplía con las normas del Plan de Ordenación Territorial (POT) de la Janda, como se aclaró en la última reunión mantenida entre la Junta de Andalucía, Ayuntamiento de Vejer y AECCA.

Algo que el colectivo empresarial no llega a entender, «pues si esta solicitud se hubiera hecho de manera correcta a día de hoy no habría ningún tipo de problema en el litoral vejeriego», señalan.

Por todo ello, el colectivo pide al Consistorio la derogación de la citada normativa, «tan perjudicial tanto para el empleo como para el turismo de la zona». Además, apuntan que durante todo este periodo los establecimientos han realizado los abonos correspondientes en materia de impuestos, tasas, seguros y hemos pasado diversas inspecciones de Sanidad.

Otro problema, la seguridad

Los dueños de los chiringuitos de El Palmar y el Ayuntamiento de Vejer coinciden en algo; en señalar que hace falta mayor seguridad en las playas durante el verano. Los empresarios solicitan una mayor presencia policial para poder controlar los posibles altercados que surgen cuando la población crece exponencialmente en temporada alta. Aseguran que nada tienen que ver con sus negocios y que son las primera víctimas de que durante los meses con mayor presión de población solo haya «una pareja de guardias civiles desde Tarifa hasta Conil».

Los empresarios de los chiringuitos apuntan que no se sienten respetados, más bien avasallados, a pesar de que llevan años ofreciendo una gastronomía cuidada y una destacada apuesta por el ocio cultural, que ha sido ampliamente respaldada por los numerosos visitantes que llegan cada año a esta costa gaditana.

Un problema aparte tienen los dueños de los chiringuitos de la arena, a quienes directamente no se les ha renovado la concesión administrativa para su explotación al cumplir el plazo establecido de cinco años. Los propietarios muestran su indignación por no prorrogarles el servicio, tal y como ellos esperaban, «amparándose el Consistorio en razones que no se terminan de entender y que no se ajustan a la realidad», según los empresarios. Y apuntan que, de hecho, el agua potable ha llegado a El Palmar gracias al servicio que solicitaron los chiringuitos instalados en la arena.

Al mismo tiempo, consideran «surrealistas» las declaraciones en las que el Ayuntamiento afirma que no se da servicio de restauración, siendo a todas luces inciertas, a la vez que ofensivas. Los perjudicados lamentan que no se quiera reconocer el esfuerzo y el trabajo realizado durante cinco años para poder dar un servicio gastronómico de calidad, sintiéndose respaldados por la afluencia de público y por el reconocimientos en medios de comunicación y redes sociales en todo el país.

Los empresarios tienen muchas preguntas que lanzan al Consistorio vejeriego y que desean que la población conozca. Quieren saber por qué se permiten licencias de ludotecas, escuelas de surf y otros negocios, pero se prohíbe la de negocios expendedores de comidas y bebidas.

También quieren saber por qué Vejer es el único municipio del litoral español que regula una zona de servidumbre, que ya está regulada por la normativa estatal, o por qué motivo aún no se han resuelto licencias de quioscos o bares con informes favorables (y que no terminan de salir de la oficina técnica municipal). Lo cierto es que éstas son muchas preguntas, demasiadas, sin respuesta para un colectivo que genera centenares de puestos de trabajo cada temporada alta.