MUELLES

«El hotel de Puerto América saldrá adelante si hay buena voluntad»

El presidente de la Autoridad Portuaria, José Luis Blanco, confía en que el Ayuntamiento de Cádiz evite el escollo de la protección del edificio

CÁDIZActualizado:

Otro frente abierto en el Puerto de Cádiz, convertir el desvencijado edifico Ciudad del Mar en un hotel de máxima categoría y 250 habitaciones. La aparición de un inversor interesado en reactivar este viejo (y ya casi olvidado proyecto) reactivó las esperanzas en unos muelles que no están acostumbrados a las inyecciones de capital privado.

Ilusionó tanto que nadie reparó en que el viejo edificio estaba protegido desde 2011 por una normativa local, lo que complica bastante cualquier cambio en su estructura o en su fachada. El proyecto inicial, presentado por la firma Hermanos Toro junto con otro empresario, plantea convertirlo en edificación anexa a otra de nueva construcción en la que estarían ubicada la mayoría de las plazas hoteleras. Sin estas obras que ampliarían la capacidad hotelera que puede tener el viejo Ciudad del Mar, el proyecto no sería rentable y el invesor se marcharía con sus propuestas a otra parte.

Por eso, el presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, José Luis Blanco, defiende que este escollo «se puede resolver si hay buena voluntad». Blanco insiste en que «tiene solución y el proyecto merece la pena que así sea». La solución pasaría por que el Ayuntamiento de Cádiz realizase un estudio de detalle, que lo descatalogaría sin más complicación. El presidente de la APBC asegura que el edificio no se encuentra recogido en el catálogo de Patrimonio Histórico Andaluz como se ha apuntado en algunos medios, sino que está recogido en el Plan General de Ordenación Urbanística de Cádiz (PGOU)de forma muy genérica.

Los inversores están preocupados por las informaciones que llegan desde Cádiz, ya que el proyecto llevaba una velocidad (inédita en estos casos) que se ha visto frenada en seco. Temen que se inicie una guerra entre administraciones que imposibiliten llevarlo a cabo en el tiempo que habían previsto o que incluso se tumbe la idea. Blanco confía en que esto no suceda, en que desde el Ayuntamiento se den los pasos oportunos para desbloquear un edificio abandonado ahora que al fin ha captado el interés de un inversor.