Uno de los locales del centro que ha sido objeto de un robo en las últimas semanas.
Uno de los locales del centro que ha sido objeto de un robo en las últimas semanas. - A. V.
SUCESOS

'El Moi', el delincuente acusado de cometer la mayoría de los últimos robos en Cádiz

La Policía lo ha tenido que detener ya dos veces por asaltar establecimientos de la ciudad porque la primera salió del juzgado en libertad y volvió a actuar en horas

Actualizado:

En su ficha policial figuran más antecedentes que los años que tiene. Moisés F. G., conocido como 'Moi El Piraña', acumula una cuarentena de delitos en su haber. De todo tipo: multitud de hurtos, robos con violencia e intimidación, lesiones, agresión, resistencia y desobediencia, atentado e incluso un homicidio en grado de tentativa cuando todavía no había cumplido los 20. Le clavó a un policía un puñal en la cabeza.

Ahora, esta misma semana, con 34, ha sumado dos nuevos arrestos. La Policía le acusa de ser el autor de muchos de los robos que han tenido en vilo a los comerciantes gaditanos últimamente. Se investigó, lo identificaron, lo arrestaron, y lo llevaron ante el juez el lunes. El mismo día salió en libertad con cargos. Regresó a la calle y todo indica que no tardó en volver a actuar. Tres días le bastaron para intentar dar otro 'palo'. De nuevo lo cogieron y hoy ‘El Moi’ vuelve a ponerse delante de un juez.

Este vecino de Cádiz de 34 años acumula más de 30 antecedentes en su historial delictivo

La Policía Nacional informaba de su primer arresto por la última oleada de robos el pasado lunes. Según explicaban, a este delincuente habitual se le imputan hasta seis robos en diferentes comercios del casco histórico de Cádiz. Entre ellos, uno con fuerza perpetrado el pasado 20 de noviembre en un local ubicado en la calle Sacramento.

La investigación realizada por los agentes del Grupo de Delincuencia Urbana de la Comisaría Provincial permitía encartar al detenido la presunta autora de otros seis robos con fuerza en negocios de la capital gaditana, ejecutados algunos incluso en la misma madrugada empleando los mismos ‘modus operandi’.

Las pesquisas que terminaron por dar con él comenzaron a raíz de los robos en establecimientos realizados desde el 15 de noviembre en el que los presuntos autores utilizaban un ciclomotor para desplazarse por la ciudad para cometer dichos robos.

En el primer hecho investigado los presuntos autores forzaron la baraja de un establecimiento ubicado en la calle Cobos para sustraer la caja registradora. Posteriormente, en la madrugada del 18 de noviembre se perpetraron dos robos con fuerza en negocios ubicados en la calle Corralón de los Carros y Alcalá Galiano, donde en el primer local utilizaron el método del alunizaje empleando un ciclomotor y en el segundo reventaron a patadas la puerta de acceso.

Llegó a agredir al agente que le intentó detener el pasado 20 de noviembre

Días más tarde, concretamente el 20 de noviembre, un agente franco de servicio que se encontraba haciendo deporte, observó como a las 6.30 horas dos personas salían de un local, sito en la calle Sacramento, portando edredones, mantas y una caja registradora. El agente al percatarse que se trataba de un robo con fuerza, se identificó como policía e intentó retenerlos sin éxito, debido a la fuerte oposición de los sospechosos que no dudaron en salir huyendo a bordo de un ciclomotor y provocando lesiones al agente que tuvo que recibir asistencia sanitaria.

La intervención de este policía fuera de servicio y su posterior declaración permitió identificar a Moisés como el presunto ladrón al que le constan más de una treintena de detenciones por delitos contra el patrimonio y las personas.

Además del último robo se le imputan otros seis cometidos en locales del centro de la ciudad

Fruto de las gestiones realizadas por los agentes del Grupo de Delincuencia Urbana de la Brigada de Policía Judicial permitían obtener elementos de prueba que determinan su presunta participación en seis delitos de robo con fuerza en las cosas, un delito de lesiones y atentado contra agente de la autoridad.

En la mañana del día 23 fue localizado en las inmediaciones de la calle San Miguel el ciclomotor que utilizaban para reventar las puertas y escaparates. Y el 27 fue detenido y tras ser oído en declaración en la Comisaría fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción, donde, finalmente se decretó su libertad con cargos.

Se repite la historia

No es la primera vez que 'El Moi' sale del juzgado en libertad con cargos y vuelve a meterse en líos a las horas. Ya ocurrió el verano del año pasado. A finales de junio fue detenido por la Policía acusado de robar un coche y circular con él a toda velocidad y en sentido contrario por la avenida de Portugal en Cádiz.

Durante su arresto se resistió de manera muy violenta y agresiva contra los agentes. Tanto es así que llegó a golpear a cuatro policías y a un médico que le tuvo que asistir porque le tuvieron que llevar al hospital después de que se lesionara tras darse cabezazos contra el cristal en el coche patrulla. Una vez en el calabozo, lejos de calmarse, volvió a intentar huir cuando iban a tomarle las huellas. Al día siguiente lo llevaron ante el juez y, de nuevo, salió en libertad con cargos.

Y otra vez a empezar. La misma historia. Al día siguiente lo volvieron a arrestar. Agentes de Policía Nacional observaron mientras patrullaban como cuatro individuos parecía que estaban intentando robar unas motos en la Avenida Fernández Ballesteros. Al ir hacia ellos, uno de estos supuestos ladrones salió huyendo. Los otros tres fueron interceptados. Tras tomarles declaración abandonaron la Comisaría. Pero la noche no acabó aquí para todos. A las horas uno de los supuestos implicados que aseguró a los agentes no haber participado en el robo, fue acuchillado. Al parecer, había ido a reprocharle al que había huido que no se hubiera responsabilizado de lo que había hecho, metiéndole en problemas a él. Tras encontrarlo en su casa de Guillén Moreno y enzarzarse con él en una pelea, resultaba herido después de que, supuestamente, 'El Moi' le agrediera con un cuchillo de cocina en el muslo izquierdo.

«¡Me he escapado dos veces de prisión, a la tercera voy a por vosotros!», cuentan que le llegó a decir a los agentes que le detuvieron una de estas tantas veces. Hoy volverá a ponerse delante de un juez y de nuevo decidirán si queda en libertad o si su próximo destino es la prisión.