Imagen del ministro de Hacienda Crsitobal Montoro
Imagen del ministro de Hacienda Crsitobal Montoro - EFE

Tarjeta amarilla de Montoro a los ayuntamientos más morosos de Andalucía

Ocho de los trece ayuntamientos que más tardan en pagar a proveedores son andaluces

SEVILLAActualizado:

Los ayuntamientos de Jaén, Jerez, Granada, Huelva, Puerto de Santa María, Chiclana de la Frontera, Algeciras, Vélez-Málaga y la Diputación de Cádiz han recibido una carta con remite del Ministerio de Hacienda conminándoles a adoptar en el plazo de quince días medidas de tesorería para adaptarse a los plazos máximos recomendados de pago a proveedores establecidos en 60 días debido a su alta morosidad. En caso contrario, la Junta de Andalucía que tiene atribuida la tutela financiera, «podrá requerir la adopción de otras medidas». Hacienda ha instado igualmente a la comunidad autónoma a que evite el inicio del procedimiento de retención de los ingresos que reciben del Gobierno estos ayuntamientos a fin de que lo utilicen para el pago de facturas atrasadas.

Jaén es el municipio más moroso con 540 días de demora en sus pagos

De los trece ayuntamientos advertidos en España ocho son andaluces y de distinto signo político. Jaén es el municipio más moroso con 540 días de demora en sus pagos. Se da la circunstancias de que este ayuntamiento fue presidido por el actual secretario de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, hasta 2015. El actual gobierno local jiennense, del PP,solicitaba ayer «medidas adicionales de liquidez» al Gobierno y la Junta de Andalucía, para pagar con más celeridad a los proveedores. El propio Fernández de Moya prometía ayer «flexibilidad» desde el Ministerio y lamentó que la Junta de Andalucía haya puesto «cero medidas de liquidez» para ayudar al Ayuntamiento de Jaén, frente a los 320 millones de euros que el consistorio jiennense ha recibido por los planes de pago a proveedores y el fondo de ordenación del Estado.

Otro alcalde del PP afectado por el ultimátum del ministerio de Cristóbal Montoro es José Ignacio Landaluce, de Algeciras, que pedía asimismo un plan «para hacer frente a la deuda que dejaron otros, pero con sensatez y lógica», añadía.

Distinta fue la reacción de los ayuntamientos gobernados por el PSOE. El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, aseguraba estar cumpliendo su plan de ajuste «a pesar de la losa económica heredada».

Estrategia de asfixia

Por su parte, la secretaria de Política Municipal del PSOE-A, María Jesús Serrano, acusaba al ministro Montoro, de seguir instalado en «su estrategia de asfixia a los ayuntamientos e intervencionismo en la autonomía local». Mientras el presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), el socialista Fernando Rodrífguez Villalobos pedía «talante de diálogo» ante la situación y apostaba por una reunión del Ministerio y los afectados para marcar una hoja de ruta.

En medio de esta situación, el pleno del Ayuntamiento de Huelva, en sesión extraordinaria, revocó ayer el plan de ajuste aprobado en 2014, que lo hacía depender del Ministerio de Hacienda a la hora de elaborar y aprobar sus presupuestos, recuperando así su economía financiera.

La medida se aprobó con el voto en contra de los ediles del PP y servirá para aprobar en breve los presupuestos de 2018.