El bloqueo político

Susana Díaz, el gallo y las negaciones de Pedro Sánchez

El PSOE andaluz eleva el tono de sus mensajes a Sánchez, ante la sospecha de que se postulará para gobernar

Susana Díaz charlaba ayer en el Parlamento andaluz con Luis Pizarro y Juan Cornejo
Susana Díaz charlaba ayer en el Parlamento andaluz con Luis Pizarro y Juan Cornejo - E.P.
S. BENOT / J.J. BORRERO. - abcdesevilla Sevilla - Actualizado: Guardado en:

El gallo ya ha cantado en la sede del PSOE andaluz y promete hacerlo cada vez más fuerte en tanto que el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, evidencia tener tentaciones para formar gobierno con 85 diputados tras bloquear la investidura de Mariano Rajoy, por mucho que lo niegue.

Los mensajes que se han lanzado durante los últimos días por destacados colaboradores de Susana Díaz no ofrecen dudas: esa opción es «imposible» y superaría la línea roja marcada por el comité federal en tanto en cuanto supondría una alianza con Podemos y los independentistas que la presidenta andaluza no admitirá «bajo ningún concepto».

Las filtraciones interesadas desde Madrid de que Sánchez está dispuesto a postularse para presidente del Gobierno, surtieron el efecto deseado si lo que se pretendía es conocer cómo está el patio andaluz. Los socialistas andaluces recordaban ayer que su secretario federal no está autorizado para llegar a acuerdos con Podemos y Ciudadanos que deben decidir (y no lo han hecho) los órganos del partido.

Pero los mensajes más duros siguen sin ser directos. No se quiere la confrontación directa con frases gruesas. Aunque para entender las leyes de la comunicación interna socialista habría que ir más allá. En esta semana los líderes del partido socialista que se han referido al bloqueo han insistido en mandar mensajes a Rajoy para que dé un paso atrás. No es difícil adivinar que las frases tienen otros receptores: «La dirección de un partido no puede secuestrar el futuro de su partido ni de España. Si los líderes no están capacitados, otra instancia del partido tiene que tomar decisiones», dijo fuerte y claro el portavoz parlamentario socialista Mario Jiménez dirigiéndose a Rajoy para que lo escucharan bien en Ferraz.

La fecha fijada en rojo en el calendario es el 26 de septiembre, el día después de las elecciones vascas y gallegas, que será cuando se saquen a la luz todas estas diferencias. «Será la noche de los cuchillos largos porque a este líder o lo matamos o nos morimos», decía ayer, en el pasilleo del primer Pleno del Parlamento tras las vacaciones, un destacado dirigente socialista.

Las diferencias que el PSOE andaluz y Susana Díaz han mantenido con Pedro Sánchez se han hecho, pues, insondables con estos últimos acontecimientos. El principal reproche de la dirección andaluza es que el secretario federal no habla con casi nadie, y mucho menos si no es estrictamente de su cuerda política, una estrategia equivocada que los puede llevar a la ruina política.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios