POLÍTICA

Susana Díaz da la orden de silencio

La presidenta no quiere que los referentes del PSOE andaluz se pronuncien ni sobre Pedro Sánchez ni sobre su futuro en el partido

Susana Díaz rodeada de periodistas este miércoles en Sevilla
Susana Díaz rodeada de periodistas este miércoles en Sevilla - JUAN FLORES
STELLA BENOT Sevilla - Actualizado: Guardado en:

La estrategia está definida: Distancia, altura de miras y gestión en Andalucía. Se acabaron los comentarios sobre la guerra interna del PSOE y las opiniones de todos los portavoces del partido por las ocho provincias andaluzas. Ahora toca silencio y dejar que la Gestora asuma el desgaste y los problemas que vienen por delante.

Susana Díaz ha dado la orden clara de que sólo se comente lo que sea estrictamente necesario porque el objetivo es dejar dormir un asunto que ahora no interesa. La batalla contra Pedro Sánchez ha cambiado radicalmente porque el ex secretario federal ya no tiene tribuna pública desde la que hablar, por lo que responder a sus declaraciones será hacerle el juego. Sobre todo después de su entrevista en la Sexta donde algunos dirigentes consideran que se puso «en evidencia».

Otra cosa son las opiniones de los socialistas que no pertenecen a la federación andaluza. Como la que expresó ayer Abel Caballero, alcalde de Vigo y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, quien pidió a Susana Díaz que dé un paso adelante y se presente a la Secretaría General del PSOE.

La orden de silencio dictada desde San Vicente pone en una posición delicada a varios de sus portavoces. Como le ocurrió este miércoles a Mario Jiménez que es portavoz de la Gestora y portavoz en el Parlamento andaluz. En una entrevista en la Cope a nivel nacional, Jiménez habló de Sánchez y le recordó que estaba pronunciándose sobre algunos asuntos que nunca había defendido como líder del PSOE (como la nación de la naciones o la defensa a ultranza de Podemos). Pero cuando se puso el traje de portavoz andaluz, Mario Jiménez sólo quería hablar del Presupuesto 2017 y de las bondades que tendrá para los andaluces su aprobación. Tantos apuros pasó ante la prensa andaluza al no responder a sus preguntas que tuvo que ser auxiliado por los responsables del gabinete de comunicación del PSOE en el Parlamento. Algo inédito en un responsable político que se caracteriza precisamente por dominar la briega diaria de declaraciones, provocaciones y contradeclaraciones.

En Andalucía no hay prisa, ni mucho menos, por celebrar el Congreso Federal que decidirá el nuevo líder del PSOE. Pero ya se han empezado a contar los votos que podría tener Susana Díaz. Uno de los asuntos que más preocupan son las relaciones con el PSC. Oficialmente, la tesis es que hay que repensar las relaciones con este partido hermano, buscar que sean simétricas y respetarlos a pesar de que ellos no han respetado lo aprobado por el Comité Federal.

La realidad es que a Susana Díaz le sería muchísimo más fácil ganar un Congreso Federal si los socialistas catalanes no tienen voto en ese cónclave porque es consciente de que no lograría los apoyos suficientes para alzarse con la victoria. Claro que también es capaz de dar la vuelta como un calcetín a sus relaciones con Miquel Iceta y ganarlo para su causa. Mientras más tiempo pase desde los sucesos del 1 de octubre, más fácil coser nuevas alianzas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios