Lanchas utilizadas por Cruz Roja para la atención a inmigrantes llegados en patera
Lanchas utilizadas por Cruz Roja para la atención a inmigrantes llegados en patera - ABC
INMIGRACION

Aumento preocupante de los asentamientos de inmigrantes en Andalucía

Cruz Roja advierte del repunte de estos poblados efímeros donde cada vez hay más niños y mujeres e incluso famlias enteras

Actualizado:

Cruz Roja Andalucía ha presentado este martes su memoria anual referente al año 2017 donde ha puesto en valor el compromiso de la entidad de «estar cada vez más cerca de las personas vulnerables y de construir una sociedad más justa», según palabras de su presidenta autonómica, María del Mar Pageo. Como dato destacable, el año pasado Cruz Roja atendió a 40.000 personas más en situación de extrema vulnerabilidad que en el 2016.

En total, las atenciones de este tipo fueron casi 145.000, de las que más de 38.000 estuvieron centradas en inmigración y refugiados, sector donde la delegación andaluza ocupa gran parte de sus recursos. De hecho, Cruz Roja Andalucía es la única delegación en España que cubre todo el camino de la persona inmigrante desde su llegada a las playas hasta su total inclusión social.

Pero son muchos los que se escapan por el camino y acaban en los cientos de asentamientos que están proliferando en todas las provincias andaluzas excepto en Cádiz, según advierte Pageo. Y más preocupante aún es el cambio de paradigma de estos lugares antes solo habitados por hombres y que ahora ven como cada vez más acogen a muchas mujeres, niños, y hasta familias enteras.

La oleada de inmigrantes de 2017, que superó todas las expectativas, junto a la presente de 2018 cuyas previsiones son aún mayores, traen cada vez más personas sin distinción de edad y sexo debido al «incremento de los conflictos bélicos, la pobreza y las escasas oportunidades que hay en los países de origen», según explica Cruz Roja.

Personas que, en busca de trabajo sobre todo en sectores agrícolas, forman estos asentamientos que antes solían ser muy visibles para la población pero que están cada vez más escondidos y se «atomizan, ya que, cuando son desmantelados, estas personas se dividen y forman nuevos aún menos fáciles de encontrar, lo cual dificulta considerablemente nuestro trabajo para hacerles llegar nuestra ayuda», expone María José Hernández, coordinadora autonómica de Cruz Roja Andalucía.

Y de ahí que para el presente año uno de los mayores esfuerzos de la institución se centre en la llegada de apoyo humanitario a las personas de estos asentamientos, sobre todo en Huelva y Almería, donde se está produciendo el mayor aumento ya que acuden atraídos por las campañas agrícolas características de estas dos provincias.

Trata de seres

Otro de los graves problemas asociados a la inmigración que pone la entidad en relieve es la trata de seres humanos. Si algo distingue a Cruz Roja en Andalucía es por ser los primeros en recibir a las personas que viajan en las pateras que cada día arriban al litoral andaluz. El equipo de voluntarios, cuya labor es determinante, les garantiza una atención primaria de calidad tanto desde el ámbito psicológico como sanitario.

A ello tienen que sumar ahora especial atención a las mujeres ya que muchas de ellas vienen para ser arrojadas a la prostitución, y en la mayoría de los casos es difícil de detectar. «Ellas no te lo van a contar, pero hay detalles en los que estamos formados para darnos cuenta; como el hecho de que algunas mujeres hacen de los niños que viajan con ellas sus propios hijos para simular que son madres, casos detectables si no vemos que haya un vínculo especial entre ellos; tenemos que ser muy perceptivos», indica Pageo.