SERVICIOS SOCIALES

Marbella elimina de sus ayudas sociales la lucha contra la exclusión

La mayor parte de dinero es para actividades contra diversas enfermedades, donde destaca el cáncer con 9,5 por ciento del presupuesto y el alcoholismo con el 15,3 por ciento

Victoria Morales en la presentación del Bazar de Cáritas
Victoria Morales en la presentación del Bazar de Cáritas

La exclusión social no tiene cabida en el presupuesto de Marbella. Las entidades del municipio, que se dedican a este fin, no reciben nada de los 200.000 euros que el Ayuntamiento ha repartido en ayudas sociales. Desde la eliminación de los convenios, estas asociaciones han sido excluidas de la cuenta de gasto municipal en derechos sociales. Una partida que aumentan la cuantía con respecto a años anteriores, pero que no contemplan auxiliar a las familias sin ingresos de la localidad de la Costa del Sol, pese a que las sigue habiendo y del problema se ocupan los colectivos excluidos en el reparto. En la relación de beneficiarios de las subvenciones de 2016 no están Cáritas, Bancosol o Ser Humano, estas dos últimas obligadas a cerrar o a limitar servicios tras dejar de percibir el dinero que el Consistorio aportaba anualmente.

En total en 2015 el Ayuntamiento destinó a estas tres asociaciones de lucha contra la exclusión social 60.600 euros. Un montante económico que permitía sufragar gastos corrientes a familias sin recursos, mantener los comedores sociales que hubo que cerrar o el servicio de duchas y banco de alimentos, que también se clausuró por falta de viabilidad económica. La eliminación de estos convenios y la salida de estas entidades del reparto municipal viene de la idea de «eliminar la caridad» en Marbella, como ha espetado en repetidas ocasiones la concejala de Servicios Sociales, Victoria Morales (IU).

Se trataba de hacer, según el gobierno municipal, una red de ayuda municipal que permitiera asumir y socorrer a las familias en problemas, sin necesidad de «entidades caritativas». Pero nada de esto ha llegado a buen puerto, a tenor de las quejas registradas por las demoras en los pagos de las ayudas de emergencia, por el reparto de alimentos o por la ubicación de las familias en exclusión en las cafeterías de los centros de mayores a modo de comedor social y profundizando, según los propios afectados, en «el estigma de pobreza».

El grueso de los 200.000 euros repartidos son para asociaciones que combaten los efectos de diversas enfermedades como Asperger, Autismo, Fibromialgia o Alzheimer, en cuyas galas y recaudaciones siempre está el equipo de gobierno. La que más se lleva es la lucha contra el cáncer con un 9,5 por ciento del presupuesto. Son 19.000 euros repartidos entre Cudeca, la Asociación Española Contra el Cáncer y la Fundación Bastiano Berguese, que pese a recibir subvención pierde 6.000 euros con respecto a 2015. No es la única que sufre una bajada. La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer pierde con esta nueva ordenación del presupuesto de Servicios Sociales 5.000 euros y Marbella Voluntaria, por ejemplo, tiene una bajada de 300 euros para este año.

El otro gran problema a subsanar en el municipio es el alcoholismo, según el reparto aprobado por el Consistorio. En total un 15,3 por ciento del dinero de las ayudas va a este fin, en base a cinco asociaciones de rehabilitación. Unos 30.600 euros serán destinados en 2016 a sacar a personas de este infierno adictivo, a través de las asociaciones Horizonte (8.952 euros), Asociación de Alcohólicos Rehabilitados Sampedreña (9.005 euros), Ayuda a la Recuperación de Alcohólicos de Marbella (6.350 euros), Rehabilitación de Alcohólicos Nueva Andalucía (1.840 euros) y Grupo Asociativo Costasoleño de Alcohólicos Rehabilitados (4.500 euros).

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios