RECORTES SANITARIOS

Málaga ha cerrado camas como para clausurar un hospital

Un informe de CC.OO. pone de relieve los malos ratios de la sanidad malagueña en todas sus variables

Marcha en protesta por los recortes sanitarios el domingo 27 en Málaga
Marcha en protesta por los recortes sanitarios el domingo 27 en Málaga - EFE

Los recortes que ha sufrido la sanidad andaluza desde comienzos de la crisis se han cebado especialmente con la provincia de Málaga. Según un informe elaborado por Comisiones Obreras, desde 2012 la dotación de camas hospitalarias en esta provincia se ha reducido en un total de 370. En la práctica, una cifra que supondría el cierre de todo un hospital comarcal como el Costa del Sol de Marbella.

Unos guarismos que llevan a que Málaga se haya convertido en la última provincia de la comunidad en el indicador de camas por habitante. Pues pese al aumento poblacional registrado entre 2003 y 2015, cifrado en 254.083 personas (lo que equivale a un 18,48% de incremento de la población) el descenso del número de camas que se ha dado en ese periodo lleva la ratio hasta 15,47 camas por cada 10.000 habitantes. Sólo Cádiz y Sevilla, con 16,52 y 16,98, se acercan a las estadísticas de Málaga, que queda más de dos puntos por debajo de la media andaluza, cifrada en 17,96 camas por cada 10.000 habitantes.

Así las cosas, se afirma en este informe que Málaga necesitaría actualmente la construcción de un hospital de tamaño mediano -el sindicato cita el Clínico, de 531 camas- para alcanzar la ratio andaluza. O uno grande, como el Regional Carlos Haya, para acercarse a la media nacional, que está establecida en 20,40 camas por cada 10.000 habitantes.

Con estas cifras sobre la mesa, Comisiones Obreras no tiene dudas en afirmar que «no es descabellado» que Málaga pueda ocupar el último puesto de toda la Unión Europea. Todo ello, por culpa de que desde 1992 prácticamente no se ha aumentado la dotación hospitalaria pública en la provincia. pese al incremento poblacional registrado , cercano al medio millón de personas.

El informe elaborado por el sindicato sí recoge, sin embargo, el paulatino aumento que de camas privadas se ha producido en la provincia. Ante los palpables problemas de la sanidad pública y espoleada por las altas cotas de extranjeros residentes en la Costa del Sol y un pujante turismo sanitario, el sector privado crece cada vez más. Con 2.114 camas privadas, Málaga es la provincia andaluza con más recursos de este tipo, llegando a copar más del 37 por ciento del total regional.

Pero el documento de la federación de sanidad del sindicato aborda también otros recortes padecidos por el sector en Málaga, como el de la destrucción de personal sanitario. De nuevo, el recorte más drástico se ha producido en esta provincia, que acumula el 12,31 por ciento de la pérdida de profesionales del sector, sumando todas sus categorías. Una reducción que tiene su importancia, además, teniendo en cuenta que Andalucía es la quinta comunidad autónoma que más empleo sanitario ha destruido en términos porcentuales.

En cuanto a las listas de espera, Málaga, tras Sevilla, es la segunda provincia con más personas en lista de espera para intervenciones y la que más demora soporta de Andalucía con ocho días por encima de la media de la región. Si la espera media para este proceso médico está situada en 59 días, con datos de 2015 Málaga llega hasta los 67. Le siguen Granada con 64 y Huelva con 62. Paradójicamente, la disminución registrada en el número de personas que esperan por una operación en el último año en Málaga no ha hecho sino aumentar las esperas medias.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios