Ángeles Muñoz tras su investidura el pasado 29 de agosto
Ángeles Muñoz tras su investidura el pasado 29 de agosto - F.SILVA
POLÍTICA

El cambio político en Marbella endereza el rumbo de la ciudad

Tras los primeros 100 días de gobierno, el PP saca pecho de la gestión y el PSOE reprocha las privatizaciones de servicios

MARBELLAActualizado:

Marbella ha estado dos años paralizada. Opción Sampedreña (OSP), formación independentista del núcleo de San Pedro, ya esgrimió este motivo para firmar una moción de censura con el PP el pasado 29 de agosto. Cumplidos los 100 días desde aquel cambio de poder, que llevó a Ángeles Muñoz a la Alcaldía de Marbella tras dos años de gobierno entre PSOE, IU y OSP, con apoyos de Podemos, aquella idea se afianza. «En estos dos meses largos se ha hecho mucho más que el anterior gobierno en dos años», remarcó Félix Romero, portavoz del gobierno municipal. Entre otras cosas se ha conseguido salvar Starlite Festival. En agosto los promotores estaban decididos a irse de Marbella y el lunes anunciaron los primeros conciertos, después de una oferta del Consistorio de 10 años en la cantera y la declaración de festival –negada por el PSOE a expensas de Podemos–.

El cambio comienza por la delegación de Hacienda, que tiene el mismo responsable que en la época del PSOE, Manuel Osorio (OSP). Sin embargo, por primera vez en dos años, el municipio contará con presupuestos aprobados antes de que inicie el año. El PSOE ha presentado una modificación de 21 millones de euros para obras que presentó en los días previos a la moción de censura. Para ello, piden al equipo de gobierno que aligere algunas partidas, como «las privatizaciones» –afirmó José Bernal, exalcalde y portavoz del PSOE–.

Urbanismo estaba «paralizado»

Las privatizaciones de servicios públicos en Marbella vienen dadas por los planes de choque puestos en marcha por el Ayuntamiento, como contra los vehículos abandonados –usados por los drogadictos para consumir–, el de limpieza, parques y jardines, mejoras en las áreas infantiles –tras dos accidentes de niños–, arreglos en la vía pública o contra los grafitis. El Consistorio no tenía medios suficientes para responder a las necesidades –en parte por un parque móvil averiado– y ha acudido a empresas privadas que apoyen en la prestación de estos servicios.

Urbanismo estaba «paralizado y arrastraba graves problemas» –señaló Félix Romero–. Se cuenta como logro el desbloqueo de la tramitación de licencias para 2.500 viviendas y más de 140 solares. Permisos por valor de 29 millones de euros. La gestión en esta área permitió recuperar el Servicio de Información Urbanística, aprobar el texto refundido del PGOU de 1986 y las normas urbanísticas de dicho Plan. También publicar su adaptación de la LOUA. «Se han agilizado los plazos para otorgar licencias», apuntó Romero sobre la bajada de los 14 meses para la concesión.

En los últimos 100 días, Marbella ha reconstruido el mosaico de la Medusa en la Villa Romana de Río Verde o ha dado luz verde a la ampliación del Museo del Grabado. El Consistorio tuvo que alquilar 20 vehículos para la flota del servicio de Limpieza. El equipo de gobierno ha acordado con la Mancomunidad regar los parques públicos y zonas verdes con agua reciclada y se presentó ayer el centro para personas sin hogar de Cruz Roja, que Izquierda Unida –gestionó Servicios Sociales en la etapa del PSOE– presentó con una dotación de 300.000 euros, pero que nunca puso en marcha.