Dos agentes introducen en su vehículo aceituna aprehendida.
Dos agentes introducen en su vehículo aceituna aprehendida. - ABC
Sucesos

Detenidas 15 personas e investigadas otras 141 por robar casi medio millón de toneladas de aceituna

La Guardia Civil admite que existen bandas organizadas que operan en Jaén

JaénActualizado:

La Guardia Civil de Jaén ha detenido a 15 personas e investiga a otra 141 en el marco de las operaciones abiertas por robos de aceituna de la pasada campaña. De las 485.000 toneladas de fruto sustraído los agentes han recuperado más de 100.000. El resto ha reportado beneficios a ladrones se aprovechan no sólo del producto, sino también del trabajo de los agricultores, ya que casi la mitad de la aceituna robada ya estaba recolectada. De ahí el llamamiento que ha hecho la subdelegada del Gobierno, Francisca Medina, para que los olivareros lleven diariamente la aceituna a las cooperativas y almazaras.

El robo supone un negocio próspero para bandas organizadas que se ahorman desde provincias limítrofes, tanto andaluzas como manchegas. Algunos ladrones actúan con descaro. Luis Ortega, teniente coronel de la Guardia Civil de Jaén, ha relatado al respecto el caso de un hombre que contrató en pueblos de Ciudad Real a un grupo de jornaleros para recolectar un olivar de Jaén que no era suyo. Para colmo, no pagó a los trabajadores, que desconocían este hecho. En sintonía con la subdelegada, Ortega ha pedido a los agricultores que dejar aceituna en sacos y en remolques sin vigilancia es como dejar dinero en el campo. También ha propuesto al sector que guarde la maquinaria agrícola para evitar que la roben. 

En el operativo diseñado por la Guardia Civil para combatir el robo de aceituna participa un millar de agentes. En principio, parece un número elevado, pero no lo es tanto si se tiene en cuenta que en la provincia hay plantados 66 millones de olivos, distribuidos en miles de kilómetros cuadrados. De modo que si los ladrones sortean la vigilancia policial es complicado después atraparlos. Ortega ha declarado en este sentido que la mayor parte de las aprehensiones de aceituna han tenido lugar in itinere o en el propio tajo. En las cooperativas tan sólo han sido investigadas una veintena de personas. No obstante, la nueva normativa entorpece la receptación porque obliga al comprador a conocer el origen de la aceituna que adquiere.

Para implicar al conjunto de la sociedad en la batalla contra el robo de aceituna, expertos han diseñado una aplicación informática gratuita que permite a cualquier persona que observe que se comete un robo en el campo alertar sobre el suceso a las fuerzas de seguridad. La aplicación posibilita a la Guardia Civil localizar por satélite del enclave, por lo que, aunque el ciudadano desconozca el lugar exacto desde el que llama, los agentes sí lo sabrán.

Además de analizar los robos de aceituna, en la reunión entre la Subdelegación y el sector olivarero se ha abordado también la situación de los trabajadores que participan en la campaña de recolección de la aceituna, que ha mejorado considerablemente. Así lo asegura Francisca Molina, que corrobora su afirmación con un dato: la inspección de trabajo, que ha visitado 552 tajos, ha dictaminado que sólo 20 infringían la normativa.