PROTESTA VECINAL

La planta de Almonte recicla residuos de «toda la provincia» de Huelva sin licencia

La empresa únicamente está autorizada a tratar residuos de la depuradora de Matalascañas.

Instalaciones de la planta de compostaje del municipio onubense de Almonte
Instalaciones de la planta de compostaje del municipio onubense de Almonte - ABC
MIGUEL ÁNGEL JIMÉNEZ Almonte - Actualizado: Guardado en: Andalucía , Huelva

El equipo de gobierno socialista del Ayuntamiento de Almonte (Huelva) ha permanecido inactivo ante las protestas de los vecinos y de los grupos de la oposición por los malos olores procedentes de la planta de compostaje, pese a conocer desde el 3 de agosto que las instalaciones incumplían la obligación de tratar exclusivamente los residuos de la depuradora de Matalascañas. Y es que la empresa reconoció que recibe lodos de casi toda la provincia.

La Policía Local de Almonte informó al Ayuntamiento de la localidad sobre la procedencia de los lodos tratados en la planta de compostaje El Raigal más de un mes antes de que el equipo de gobierno se viera obligado a responder a las preguntas de la oposición en el último pleno, habida cuenta de las protestas vecinales a consecuencia de los malos olores. El informe policial, sellado el 3 de agosto, fue realizado tras una visita a las instalaciones de la empresa, situada a dos kilómetros del casco urbano almonteño, tras recibir el cuerpo local diversas quejas en referencia a los malos olores que han invadido la localidad.

Durante la visita, tal y como se desprende del informe policial, los agentes allí desplazados preguntaron al jefe de la planta por la procedencia de los lodos que se estaban vertiendo en las parcelas donde la empresa desarrolla su actividad. El encargado contestó que los lodos «vienen de toda la provincia de Huelva», y mencionó localidades como «Lucena, Villalba, Villarrasa, Escacena, Niebla, Bonares, La Antilla e Isla Cristina».

Como refleja el documento al que ha tenido acceso ABC, los agentes de la Policía Local advierten al jefe de planta que la empresa únicamente tiene licencia para la descarga de lodos provenientes de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Matalascañas, según la información contenida en la licencia de apertura de la planta, fechada en el año 2007.

Desde la fecha de la inspección hasta la celebración del pleno en el que el equipo de gobierno tuvo que contestar a las preguntas de IU y Mesa de Convergencia (Podemos) sobre los malos olores padecidos por los ciudadanos almonteños pasó más de un mes. El portavoz del equipo de Gobierno socialista, Antonio Joaquín Díaz, confirmó la existencia de un problema «que ha detectado el Ayuntamiento de Almonte casi en el mismo instante en el que surge porque los vecinos dan aviso», al igual que aseguró que «en ese momento» se había remitido a la Policía Local para que «giren visita y vean lo que viene ocurriendo y asimismo informen».

El informe, al que ha tenido acceso ABC, indica claramente lo que Mesa de Convergencia aseguraba: que la planta estaba tratando lodos procedentes de municipios distintos a los que venían recogidos en la licencia de actividad de la empresa, que por otro lado se negó a hacer declaraciones a ABC cuando este medio le dio la oportunidad de responder a las acusaciones. También el Ayuntamiento declinó contestar a las preguntas de este medio, aunque sólo unas horas más tarde tuvo que responder a las de la oposición sobre la misma cuestión.

Entonces, el portavoz socialista aseguró en el Pleno que había entrado en competencia el departamento de licencias de actividad «en la medida en la que probablemente se esté incurriendo en quebranto del contenido del objeto de licencia», algo que por otro lado quedaría en evidencia habida cuenta del informe policial. El concejal, que también es responsable de la Delegación de Seguridad Ciudadana, advirtió que «esa actividad, que parece que es contraria o parece que al menos es distinta a la que tenía autorizada (la empresa), podría ser causa de reversión de licencia».

Pero transcurrido más de mes y medio de la actuación policial, los olores continúan invadiendo el municipio y las quejas vecinales se suceden sin que se tenga constancia de que el Consistorio haya adoptado medida alguna para solventar esta problemática.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios