José Luque - DESDE MI RINCÓN

Noticias decepcionantes José Luque

Para llevar a buen fin un proyecto, más si es un proyecto de ciudad, se necesita un líder y un equipo dispuesto a marchar tras él

Dos noticias me hacen reflexionar sobre Córdoba, es decir, sobre nuestro futuro. La primera se refiere a la Fundación Agrópolis. Impulsada hace cuatro años por el Ayuntamiento para potenciar y poner en valor los recursos relacionados con el sector agroalimentario, lleva sin actividad ocho meses. La parálisis de un proyecto que en su momento levantó expectativas, reclama una explicación. Los Estatutos de la referida Fundación establecen que la presidencia del Patronato corresponde a la máxima autoridad política de la ciudad. De manera que es la actual alcaldesa la que debe dar las oportunas explicaciones a los contribuyentes, por mucho que desde la Delegación de Desarrollo Económico del Ayuntamiento se diga que no corresponde al Consistorio ejercer ese liderazgo.

La segunda noticia la proporciona la propia alcaldesa, contestando a la solicitud hecha por Ganemos Córdoba. Este movimiento político, que sostiene al gobierno bipartito sin formar parte del gobierno local, ha solicitado su entrada en dicho gobierno. Creo que esa decisión corresponde a quien tienen la responsabilidad de dirigir el gobierno y la administración municipal. Por eso me causaron extrañeza las manifestaciones de la señora Ambrosio endilgándole la decisión a los dos partidos que en la actualidad conforman la Corporación. Pienso que para llevar a buen fin un proyecto, mucho más si es un proyecto de ciudad, se necesita un líder y un equipo dispuesto a marchar tras él por el camino que se marque.

Observo que aquellos alcaldes que, tronche quien tronche, están dispuestos a tomar las decisiones que interesan a los ciudadanos, van de mayoría en mayoría. Córdoba reclama una primera autoridad con total independencia. Que en sus decisiones ponga a Córdoba y a sus habitantes como único objetivo. Que forme su opinión consultando a quien quiera, pero a la hora de tomar la decisión que sea su autoridad la que decida. Que gobierne para todos. Para aquellos que le votaron y para quienes, si no le votaron anteriormente, van a querer votarle en próximas elecciones. Córdoba necesita percibir un liderazgo cercano y fuerte para vincularse a cualquier proyecto y tener seguridad en alcanzarlo. Y poca seguridad proporcionan a los ciudadanos noticias como las que comentamos.

Decía Plutarco que «un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo». Viene a decirnos el historiador griego la importancia del liderazgo para el grupo. Córdoba tiene un potencial humano, histórico y agrícola muy valioso. Sin embrago seguimos ocupando los últimos peldaños del PIB por habitante y los primeros puestos en tasas de desempleo. No hay que preguntarse por qué las cosas son así. Lo que hay que hacer es poner remedio cuanto antes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios