Matricidio

Montilla despide a la mujer asesinada por su hijo entre la incredulidad y el dolor

La iglesia de San Sebastián se llena en el funeral por Carmen Duque

El coche funebre, con el cuerpo de Carmen Duque, a su llegada al cementerio
El coche funebre, con el cuerpo de Carmen Duque, a su llegada al cementerio - S. N. T.

La iglesia de San Sebastián de Montilla se ha llenado esta mañana en el funeral de Carmen Duque, la mujer presuntamente asesinada por uno de sus hijos, de 17 años. El ambiente en el templo ha sido de silencio sepulcral, sólo roto por algunos murmullos.

Los rostros serios, algunos llorosos, delataban la brutalidad del suceso que ha conmocionado al municipio. Los asistentes se mostraban dolidos e incrédulos.

Era el caso de una mujer que había compartido taller de baile con la asesinada y que sintetizaba la tragedia en una escueta frase: «Es una pena». Acabado el oficio religioso, se ha procedido al entierro de Carmen Duque en el cementerio de Montilla.

Por su parte, el adolescente acusado de matar a su madre este pasado jueves pasa hoy a disposición de la Fiscalía de Menores tras pasar otro día detenido en el cuartel montillano de la Guardia Civil.

A la espera de que se conozcan los resultados de la autopsia, las investigaciones continúan. Eso sí, todo apunta a una muerte por golpes y heridas de arma blanca. La duda está en si el menor lo hizo solo o acompañado de alguien. El adolescente ha dicho al Instituto Armado que tuvo colaboración de su hermano mayor de 21 años, al que la Guardia Civil tiene localizado en Fuengirola.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios