El delegado de Cultura de la Junta junto al alcalde de Palma del Río y a arqueólogos
El delegado de Cultura de la Junta junto al alcalde de Palma del Río y a arqueólogos - ABC
Cultura

La Junta salva un alfar romano de un proyecto de plantación de naranjos en Palma del Río

Sobre una extensión de 14 hectáreas en la aldea del Mohíno

CórdobaActualizado:

La Junta está desarrollando tareas de protección del alfar romano de la aldea de El Mohíno, situado en el municipio de Palma del Río. El delegado de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Alcalde, visitó ayer esta actividad arqueológica, que se encuentra bajo la dirección del arqueólogo Iván González Tobar, doctorando en la Université Paul-Valéry Montpellier; y la codirección del profesor titular en la Universidad de Sevilla Enrique García Vargas, el profesor de la Université Paul-Valéry Montpellier 3 Stéphane Mauné y el catedrático de Historia Antigua en la Universidad de Córdoba Enrique Melchor Gil.

Esta iniciativa, que cuenta con autorización de la Delegación de Cultura y con el permiso de la propiedad del terreno, se lleva a cabo en prevención de posibles afecciones al Patrimonio Histórico como consecuencia de un proyecto de plantación de naranjos. El yacimiento del Mohíno se extiende en una parcela de 14 hectáreas, entre el Cortijo del Mohíno Bajo y el parque de la aldea.

Tal y como indica la Junta, «se localizó en una prospección arqueológica superficial y prospección geofísica en 2016, que permitió diferenciar varias concentraciones de material arqueológico en la parcela, destacando la presencia de dos baterías de hornos en perfecto estado de conservación».

En este sentido, el delegado de Cultura de la Administración autonómica señaló que este yacimiento «forma parte de proyecto general de investigación sobre el origen y consolidación de la economía olearia bética, centrado en los centros productores de ánforas Dressel 20 del Valle del Guadalquivir de las tres administraciones fiscales de Astigi, Hispalis y Corduba».

Ente los objetivos de este proyecto destacan la recogida y análisis de datos paleoambientales, en concreto palinológicos y antracológicos «para un estudio paisajístico integrado del Guadalquivir como paisaje alfarero».