Imagen de una embotelladora de Castilla-La Mancha
Imagen de una embotelladora de Castilla-La Mancha - ARCHIVO
INFRAESTRUCTURAS

La Junta licita quince años después de vetarlo el yacimiento de agua mineral de Los Villares

El Gobierno andaluz prohibió desarrollar la planta embotelladora por su acto impacto ambiental

CÓRDOBAActualizado:

La Junta de Andalucía sacó el pasado mes de mayo a licitación pública el aprovechamiento empresarial de uno de los yacimientos de agua mineral ubicados en Córdoba que han generado más polémica entre el mundo empresarial y los colectivos conservacionistas. Se trata de la gran fuente de aguas subterráneas conocida administrativamente como Los Villares aunque tengan el nombre completo de Los Villares de Santa Amalia, por la finca en la que se encuentran.

Solo los que tengan la memoria muy afinada recordarán que esta explotación fue una de las grandes polémicas ambientales del primer cogobierno, el que sentó en torno a una mesa a Izquierda Unida -Rosa Aguilar - y el Partido Socialista -cuyo referente era José Mellado-. Fue la Junta quien abrió el fuego y la Junta quien lo cerró. En el año 2000 las aguas del yacimiento fueron declaradas minerales y susceptibles por ende de explotación comercial del que, al parecer, será una de las mejores fuentes de agua de la Sierra por cantidad y calidad.

Una empresa sevillana llamada Rocaria presentó un proyecto para construir una embotelladora en Los Villares. Y eso obligaba a realizar instalaciones industriales en pleno paraje natural. El plan de actuación pasaba por invertir unos nueve millones de euros, contratar a unas 40 personas y embotellar unos 240 millones de litros de agua mineral cada año y suponía edificar una planta de 15.000 metros cuadrados en una finca de 60 hectáreas ubicada en el margen de la carretera entre Córdoba y Obejo.

Puede imaginarse que los colectivos conservacionistas pusieron el grito en el cielo, sobre todo, cuando Izquierda Unida y PSOE decidieron dar su aprobación inicial al proyecto urbanístico. El PP votó en contra porque, decía su portavoz, el exalcalde Rafael Merino, la ubicación de una fábrica en plena zona natural de Los Villares le parecía un disparate. Fue la Junta quien se cargó la propuesta. Un informe de la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio invalidó la primera decisión municipal al entender que era necesaria una transformación tal de la zona natural que el proyecto quedaba invalidado ante el altísimo grado de protección de la zona.

Quince años después del veto

El 11 de mayo, el Boletín Oficial de la Junta inició el procedimiento para buscar empresas que exploten una serie de yacimientos de aguas mínero-medicinales, entre ellos el citado de Los Villares y otros muy cercanos como Valdelashuertas, El Chaparral de Méndez, Adamuz o Santa Rosa. «Los terrenos son los mismos, de eso no hay duda», explica Joaquín Reina, el responsable de Ecologistas en Acción que coordinó la campaña contra la embotelladora a principios de la década pasada. Entre las hipótesis que baraja la plataforma sobre la información obtenida, una de ellas es que las empresas del sector suelen acudir a este tipo de procedimientos ya que estas concesiones suelen ser activos con los que se negocia con la Administración o con otras empresas. Es decir, que existen posibilidades de que otra empresa se haga cargo.

Según la información oficial de la Junta, el concurso sobre los yacimientos de agua mineral de la provincia de Córdoba se encuentra aún vigente. Eso quiere decir que ni se ha fallado ni se ha dejado desierto por falta de licitadores. Buena parte de la puntuación para adjudicarlo está relacionada tanto con el proyecto técnico de investigación como con las medidas que se tienen que adoptar para perimetrar la zona sobre la que se realiza la investigación. El Plan de la Sierra, que lleva años paralizado, decretaba la paralización de nuevas concesiones extractivas aunque proponía que se respetaran los derechos mineros existentes, lo que afecta, sobre todo, a canteras.