La alcaldesa habla en público en presencia de Pedro García
La alcaldesa habla en público en presencia de Pedro García - VALERIO MERINO
POLÍTICA

La izquierda intensifica la política de gestos en el Ayuntamiento de Córdoba en la carrera preelectoral

La memoria histórica, la Mezquita, Cosmos y los guiños sobre el funcionariado, claves en la búsqueda de voto progresista

CÓRDOBAActualizado:

El reloj empieza a contar. Los socialistas de Córdoba, con Isabel Ambrosio a la cabeza, han dejado de lado las políticas conciliadoras para empezar a competir con IU de cara a las elecciones municipales de 2019. De fondo están los números.

Si Izquierda Unida y Podemos pactan finalmente una candidatura única o una coalición postelectoral, quien sale perdiendo no es el PP sino la posibilidad de revalidar una Alcaldía socialista en Córdoba. La primera desde la Guerra Civil. 

Un ejemplo de esta carrera por el voto es la decisión de Ambrosio de bloquear cualquier debate de los representantes electos sobre la aplicación de la ley de memoria democrática. Izquierda Unida de Córdoba ha llevado la voz cantante de la comisión hasta momentos catárticos, como el de las votaciones repetidas para evitar que el PP pudiese colar una mención a la celebración de consultas ciudadanas.

Guiños progresistas

Guiño y bestial al voto progresista —aunque pueda parecer lo contrario— es la decisión sobre la cementera Cosmos. El Consistorio paraliza el procedimiento actual de innovación y enmarca todo una renovación general del PGOU que puede tardar años. Si otro partido hubiera tomado la decisión, la plataforma Aire Limpio se hubiera comido al gobierno municipal por incumplir los acuerdos. No ha habido pronunciamiento alguno, sorprendentemente. Pero de fondo hay una realidad que inquietaba en el PSOE y también en IU. Los tradicionales aliados de los sindicatos de clase estaban que trinaban con el cerco a la cementera.

Otro asunto importante es que el cogobierno tiene pendiente la presentación del informe de la comisión Mayor Zaragoza sobre la Mezquita-Catedral. El asunto sustancial es que este gobierno llegó al poder prometiendo hacer de todo para revertir determinadas propiedades eclesiásticas al dominio público. Pero la realidad es que la cosa se ha quedado en el encargo de un informe.

Un operario de Cosmos en la fábrica de la ciudad
Un operario de Cosmos en la fábrica de la ciudad-VALERIO MERINO

La práctica totalidad de los asuntos relacionados con la religión católica han formado parte de la agenda municipal de gestos y guiños para el votante de izquierdas. Con la Cuaresma a la vuelta de la esquina (arranca el miércoles), aún no ha aparecido debate alguno sobre la carrera oficial pese a que Izquierda Unida llegó a protagonizar un plante contra su socio de gobierno por la carrera oficial del año pasado.

No hay que olvidar al funcionariado. PSOE e IU  están en pleno proceso de cortejo al votante con salario municipal. La anulación de las 35 horas ha dado alas al discurso de los recortes del PP. IU es la que está haciendo más guiños a la estructura pública anunciando la reducción de contratas municipales en Infraestructuras y los servicios de ayuda a domicilio.