PRIMERA PLANA

El Sur: un elefante en la habitación

El quinto distrito más pobre del país vive su día de la marmota: la alcaldesa anuncia un plan de impulso que vendió en junio

Baltasar López
CÓRDOBAActualizado:

La depresión socioeconómica del Sur de Córdoba -aquí también se podría escribir Palmeras o Moreras- es un elefante en la habitación del Ayuntamiento. Nadie quiere verlo pero está ahí. Y es un paquidermo de tales dimensiones que antes o después pega un pisotón y no queda más remedio que reaccionar. Eso pasó el 20 de junio. El INE nos estampó de un trompazo contra la cruda realidad que sufren los que viven al otro lado del río. Nos reveló que ese distrito es el quinto barrio más pobre de España. Aunque fuera a empujones, hubiera sido una ocasión excepcional para que la alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE), pusiera al Ayuntamiento a trabajar para intentar acabar a largo plazo con un problema hasta hoy indomable y que sus predecesores tampoco abatieron.

En junio, tras los datos del INE, ya tuvimos la sensación de que la regidora no iba a salir a cazar el elefante en la habitación. Lo intuimos cuando comunicó que iba a crear un grupo de trabajo con sindicatos, CECO y colectivos ciudadanos para redactar un plan de impulso del Sur, para su posterior ejecución. Hace una semana, la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara denunció la falta de implicación de las Administraciones con este distrito. Y puso de ejemplo de «inacción» el programa de desarrollo al que se comprometió Ambrosio.

Un día después de que a la alcaldesa le dieran un tirón de orejas tamaño Dumbo, anunció lo mismo que hace siete meses: Capitulares hará con colectivos ciudadanos, CECO o sindicatos un plan para la mejoría socioeconómica del Sur. La única novedad en este dramático día de la marmota fue que en los presupuestos de 2018 hay fondos para contratar una consultora que ayude a elaborar dicho plan. ¡Ah! Que 210 días después hay dinero para una asesoría técnica. En el quinto barrio más pobre de la nación, respirarán aliviados.

A Ambrosio ni se le pasa por la cabeza pedir disculpas a los vecinos del Sur por la indignante lentitud municipal. Se aburre de decir que su gobierno es el de las personas... Será el de los ciudadanos que pasan por su despacho oficial. Porque ella es una burócrata, cuyo hábitat es la moqueta. No se ha enterado aún de que ya no es delegada del Gobierno, cargo que, creo, añora, con su segundo plano mediático. Si hubiera comprendido que es la regidora, hace tiempo que hubiera reunido a todos los grupos municipales para formar un frente para exigir día sí, día también y día igualmente ayuda a Junta y Gobierno para combatir la situación del distrito Sur. Sin embargo, el paquidermo en la habitación puede estar tranquilo con esta primera edil. Muy inquietos deben estar los vecinos de Campo de la Verdad, Sector Sur o Barrio del Guadalquivir que seguirán sufriendo las estampidas de un problema de desarrollo que esta alcaldesa ha demostrado no tener en su punto de mira para abatirlo.

.

Baltasar LópezBaltasar LópezArticulista de OpiniónBaltasar López