Tren que conecta Córdoba con el campus de Rabanales de la UCO
Tren que conecta Córdoba con el campus de Rabanales de la UCO - ARCHIVO
TRANSPORTE

¿Cuándo podría empezar a funcionar el Cercanías de Córdoba?

Tras el apoyo de Fomento para asumir el déficit de explotación, todo apunta al primer trimestre de 2018

CórdobaActualizado:

Cuatro años se lleva hablando de un tren de Cercanías o Metrotrén que conecte las barriadas periféricas de Córdoba con el centro de la ciudad acortando distancias y tiempo. Cuatro años en los que el proyecto, con paternidad del PP, ha sufrido el vértigo de la montaña rusa. Impulso, parón e impulso.

La decisión del cogobierno municipal de PSOE e IU en el presente mandato de frenarlo al comienzo contrasta con la decisión final de sacarlo adelante, eso sí, cambiando el nombre y estableciendo una ampliación del mismo hasta todo el Valle del Guadalquivir, aunque desde la calle Capitulares sólo se tengan competencias en el término municipal de Córdoba.

Tras una larga comisión ciudadana que se inventó la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambroiso, para autoconvencerse de la apuesta por este tren de proximidad, la conclusión fue óptima y se empezaron a entablar los contactos con Renfe y el Ministerio de Fomento.

El servicio, que aún precisa ajustar número de trayectos y coste, aunque se habla de unos doce al día en ambos sentidos y seis los fines de semana, será deficitario en sus comienzos. Este aspecto suscitó primero el compromiso del Ayuntamiento de Córdoba y la Junta de Andalucía para cubrir el déficit de explotación. El acuerdo era repartirlo a un 60 por ciento y un 40 por ciento respectivamente.

Falta escuchar al Gobierno, al que insistentemente se le recriminaba desde Córdoba la falta de compromiso en el proyecto, pese a que los contactos seguían.

Arreglo de estaciones por ADIF

Finalmente, el anuncio avanzado este viernes por el PP supone un paso de gigante en la puesta en marcha del Cercanías (antiguo Metrotrén). Fomento catalogará el tren de proximidad como una Obligación de Servicio Público, lo cual quiere decir -la misma categoría que el tren a Rabanales- que el déficit correrá por cuenta del Gobierno. Pueden ser unos 2,2 millones.

ADIF ya ha invertido una cantidad parecida en la puesta en marcha de los apeaderos de El Higuerón, Villarrubia y Alcolea. Renfe tendrá que suministrar los convoyes y preparar al personal que se encargará de este servicio. Eso llegará cuando el Ayuntamiento firme el contrato con la operadora, pero aún está en el proceloso mundo de la burocracia municipal a expensas de resolver una serie de datos requeridos por el Servicio de Intervención.

Una vez que se firme el contrato, Renfe estima que tardaría unos tres meses en poner en marcha los trenes y terminar de ajustar cuestiones de seguridad. Es muy probable que, con estos pasos, el Cercanías de Córdoba sea una realidad en el primer trimestre de 2018, casi un lustro después de que se gestó en los despachos de Capitulares por el PP.