Municipal

Las claves del debate sobre el estado de Córdoba

La cita anual retrata la soledad del cogobierno tras rechazar al tripartito con Ganemos

Bellido, en su discurso ante Ambrosio y García
Bellido, en su discurso ante Ambrosio y García - V. Merino

Palabras, algunas horas de Pleno, han servido para conocer el estado del Ayuntamiento. Porque la ciudad de Córdoba es otra cosa más grande, distinta. Los partidos han desarrollado su esgrima verbal para ponerle nota al primer año y pico de mandato de Isabel Ambrosio como alcaldesa. El empleo y la economía son ya relevantes pero la política empieza a abrirse hueco. El Pleno deja estas diez consideraciones.

La alcaldesa se defiende

Isabel Ambrosio ya no solamente tiene que estar pendiente de su margen derecho. También, de su zona izquierda. El portavoz de Ganemos, Rafael Blázquez, se empleó a fondo contra la forma en la que se están haciendo las cosas en el pacto de gobierno. Se trata de una escenificación (Ganemos no dejará caer a Ambrosio) pero no deja de ser relevante.

El PP ya no está solo

El Partido Popular ha tenido que afrontar años en la oposición y en el gobierno sin un grupo que le eche un cable. Ya no cabe hablar solamente de oposición del PP. También, a Ciudadanos y Unión Cordobesa, que son tremendamente críticos con la formas de la alcaldesa. El caso de C's es particular. Ambrosio le pidió ayuda para el presupuesto pero no contó con el grupo municipal naranja para nada más. Conclusión: los ha perdido.

La herencia recibida

La alcaldesa ha puesto en marcha algunas cuestiones como la Oficina de la Vivienda (en puridad, cosa de IU) pero para lo grande ha tenido que apelar a la herencia recibida. Sus grandes proyectos, sus mayores cosas, son versiones 2.0 de iniciativas puestas en marcha por el PP. En algunos casos, tras un año de darle vueltas en los despachos sin justificación. El Cercanías, Rabanales 21 o el Centro de Convenciones serán el futuro del mandato. No su losa.

Ni media voz

El PSOE tiene alergia a lo que se ha llamado la «podemización». Pese a todo lo dicho, Ambrosio no pronunció la palabra «Mezquita» en todas sus intervenciones. Pretende pasar de largo ante todas aquellas cuestiones sociales que sus socios le reclaman como elementos nucleares de la política municipal. Quiere disputarle el centro al PP en 2019.

El aspecto social

Pese a que ha tenido un papel secundario en la gestión de estas cuestiones, el PSOE pretende apropiarse de la vertiente social del mandato. IU tiene que andase con ojo. El segundo partido de la coalición de gobierno es el que peor rentabiliza los titulares de cara a una contiende electoral por mucho que realice un esfuerzo ímprobo en el día a día.

El cambio de cariz

El actual cogobierno podrá tener estrecheces pero no se enfrenta a las urgencias que se han vivido en Capitulares en los últimos años. Se debe a méritos propios (la consecución de fondos europeos) y ajenos (la estabilización de las cuentas que realizó el PP). Nunca lo van a reconocer en el equipo de gobierno pero ahora el debate es dónde se gasta y no dónde se recorta.

Un programa cerrado

La alcaldesa ya tiene un grupo cerrado de proyectos a abordar al medio plazo. Algunos al cortísimo. Eso aclara la situación. Ahora llegan las preguntas. Efectivamente, se ha pactado una nueva casa de acogida en el hospital militar pero el último proyecto similar costó un dolor con los vecinos más cercanos. Se anuncia el inicio de las obras del parque de Levante pero ahí es preciso cambiar el planeamiento porque esa es una obligación del promotor. El diablo se pierde en los detalles.

El rol de Bellido

El PP parece haber tomado la determinación de que sea José María Bellido definitivamente quien tome la dirección de las operaciones. En el Pleno del debate sobre el estado de la ciudad fue protagonista absoluto sin ceder ni una frase a José Antonio Nieto.

Los otros

El Gobierno central y la Junta también juegan. Y ni el primero está ayudando al PP ni el segundo, al cogobierno. Las inversiones no llegan salvo extrañas excepciones como la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. El nivel presupuestario es tan bajo que justifica un frente único. La alcaldesa de Córdoba reveló que Rafael Merino (PP) y Antonio Hurtado (PSOE) le acomopañaron a una reunión con el Gobierno para reclamar paciencia con Rabanales 21. Cuando quieren, pueden.

El papel de los nuevos

Ganemos, Ciudadanos ya llevan tiempo suficiente en la institución para ser mucho más determinantes de lo que son. En la política, la bisoñez se paga, sobre todo, cuando no se supera muy rápido. Ganemos aseguró ayer que la mitad de los niños de Córdoba está en riesgo de exclusión social y pasó buena parte del tiempo abordando un hecho como las existencias de petróleo. Sencillamente, no es el foro adecuado. Ciudadanos acaba de cambiar de portavoz pero ayer volvió a José Luis Vilches. Y las distancias de criterio son notables.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios