LIQUIDACIÓN DE LA FIRMA MARÍN-HILINGER

La casa de Manolete ya tiene nuevo propietario: el dueño de Procono TV

El empresario cordobés Antonio Carrillo ha tenido dos ofertas para convertirla en un hotel con encanto y las ha rechazado

Imagen de la que fue última casa de Manolete, en la avenida de Cervantes, número 10
Imagen de la que fue última casa de Manolete, en la avenida de Cervantes, número 10 - VALERIO MERINO

El empresario cordobés Antonio Carrillo, propietario de PTV(Procono) Telecom, es el nuevo dueño de la emblemática casa en la que vivió Manolete de 1942 a 1947, año de su muerte. Según fuentes conocedoras de esta operación, ha adquirido este palacete por en torno a un millón y medio.

El inmueble buscaba nuevo dueño desde finales de 2014 cuando quien era su propietario entonces, la constructora cordobesa Marín-Hilinger, no superó el proceso concursal, causado por una deuda de 194 millones. Entró en liquidación, perdiendo, para intentar enjugar sus deudas, todos sus activos. Entre ellos, se hallaba el chalé de la avenida de Cervantes, de 1890.

Los interlocutores consultados, y conocedores de esta operación, indican que al nuevo propietario ya le han llegado dos ofertas para desarrollar en la casa de Manolete un hotel con encanto pero las ha rechazado. Siempre según estas fuentes, lo ha adquirido como inversión. Está hablando, añadieron, con bastantes empresas, pertenecientes a distintos sectores, interesadas en instalarse en este icónico edificio. Pero, ahondaron, aún no hay nada cerrado ni siquiera avanzado en las conversaciones.

Lo que sí está haciendo ya es adecentar la que fue última casa de Manolete para ponerla en valor. Para ello, se están eliminando humedades, pintando o haciendo reparaciones.

A la hora de desarrollar cualquier proyecto hay que tener en cuenta la ordenación urbanística de la parcela del inmueble y del edificio donde vivió el «Monstruo». La vivienda está protegida por el Plan General, pero la parte posterior de la casa -parcialmente ocupada- dispone de una elevada edificación por la ordenanza de zona. En 2006, Marín-Hilinger encargó al despacho de arquitectura de Luis Giménez Soldevilla un proyecto para construir un edificio de nueva planta anexo a las traseras del que fue hogar de Manolete.

Toda la actualidad en portada

comentarios