Zuculini, durante su presentación en el Córdoba CF
Zuculini, durante su presentación en el Córdoba CF - ROLDÁN SERRANO
FICHAJES

Las últimas grandes pifias del Córdoba CF en el mercado de invierno

El miércoles llegan los nuevos propietarios, que harán refuerzos esta semana

CÓRDOBAActualizado:

El Córdoba CF está en un proceso de transición en el poder de Carlos González a Jesús León y Luis Oliver que ha paralizado los fichajes de enero, a pesar de que el mercado invernal comenzó el 1 de enero. Sin embargo, el miércoles se producirá la firma de la escritura pública de compraventa y esta misma semana habrá refuerzos en la plantilla.

Sin embargo, el mercado de fichajes de invierno no siempre se le ha dado bien al Córdoba CF. Todo lo contrario, al menos, en la etapa de Carlos González. La mayoría (no todos, porque también hubo éxitos que serán recogidos en otra entrega) de los refuerzos invernales del Córdoba CF en las últimas siete temporadas han sido auténticos fiascos. De hecho, podría afirmarse sin ningún lugar al error que más de la mitad de los fichajes de invierno de sus seis años y medio de mandato han suspendido claramente en su rendimiento con la camiseta cordobesista.

Los grandes fracaso y pifias de la etapa de Carlos González en el mercado de fichajes invernal han sido numerosos. Airam Cabrera (apenas hizo goles) es uno de los primeros. Curiosamente, ahora forma de la plantilla del Extremadura, en Segunda B, uno de los clubes controlados por Luis Oliver, nuevo propietario del Córdoba.

También han sido una pifia en este tiempo jugadores como el lateral Diego Seoane, cedido por el Deportivo de la Coruña, Nieto, a pesar de que formó parte del once titular del ascenso en Las Palmas, incluso Obiorá, un africano que apenas jugó.

Tampoco cuajó Arturo, un delantero que estuvo más tiempo cedido o en el banquillo que en el campo con el Córdoba. El gran fracaso de la era González se llama Zuculini, que ni siquiera acabó la temporada en Primera. Por no nombrar a jugadores de la talla de Héldon Ramos 0 el medio Eddy Silvestre, único refuerzo del Córdoba cuando llegó líder de Segunda a enero de 2016 y luego se hundió por tener fondo de armario.