Imágenes de Francisco Buiza y Laínez Capote
Imágenes de Francisco Buiza y Laínez Capote
COFRADÍAS

Los imagineros más prolíficos de la Semana Santa de Cádiz

Los tallistas que más imágenes titulares tienen de las que procesionan actualmente en la Semana Mayor gaditana

Actualizado:

Desde Jacinto Pimentel hasta Romero Zafra son numerosos los artistas que han trabajado y creado imágenes religiosas para las hermandades gaditanas. Resulta muy complicado destacar solo una obra y también es muy difícil determinar en algunos casos qué escultura es la más completa de un determinado imaginero. La realidad es que cada escultor en su estilo y tiempo ha aportado riqueza y calidad a la Semana Santa de Cádiz.

Francisco Buiza Fernández

Centrados solo en las imágenes que son titulares de las hermandades y que actualmente procesionan por las calles de Cádiz, Francisco Buiza resulta el autor más prolífico.

El maestro sevillano cuenta con importantes obras repartidas por toda Andalucía. El legado de Buiza en Cádiz se contempla a través de algunas de las imágenes más significativas de la Semana Mayor. Cuenta con distintas tallas de Cristo, dolorosas y figuras secundarias. Su llegada a Cádiz se produce gracias al artista sevillano Juan Pérez Calvo. Su labor se centra sobre todo en sustituir las imágenes realizadas en los años de postguerra por otro imaginero, Miguel Láinez.

La primera de sus imágenes titulares en Cádiz fue una dolorosa, María Santísima de las Lágrimas de la cofradía de la Piedad. Se realizó en 1959 para procesionar en el paso de misterio junto a otras dos obras del imaginero de Carmona, San Juan y María Magdalena. Desde 1997 ya va en su propio paso de palio. En ella se aprecian rasgos característicos como la boca entreabierta que permite ver dientes y lengua perfectamente tallados.

En 1967 Buiza termina la que muchos consideran su obra mariana más lograda. Se trata de María Santísima de la Trinidad, dolorosa espléndida de la hermandad de Medinaceli y un referente de la producción artística del siglo XX.

Diez años más tarde, en 1977, Francisco Buiza realiza la primera de las imágenes cristíferas que tiene en la Semana Santa de Cádiz, el Santísimo Cristo del Descendimiento. Fue también un encargo de la corporación y destaca por la fuerza expresiva que posee. Es una talla espectacular, perfecta anatómicamente, con mucho detalle, con hematomas y regueros de sangre que distinguen a la obra.

En 1978 realiza la dolorosa titular de Descendimiento, Nuestra Señora de los Dolores, una imagen igualmente bella y que sigue la línea de las demás del propio imaginero.

Obra de Buiza es también María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos de la cofradía del Perdón. En esta caso es una talla que el artista tenía en su taller y que gustó a la corporación que la adquirió en 1979. Es la imagen mariana de Buiza que más expresión de dolor tiene.

María Santísima de la Salud de Sanidad es otra de las titulares del sevillano Buiza en Cádiz. Procesiona por primera vez en 1978.

En los años 80 Buiza realiza las dos tallas titulares de la corporación de Las Aguas. El Cristo es otro de los grandes crucificados del imaginero. En este caso el sudario se presenta anudado con una soga y deja al descubierto la cadera.

Nuestra Señora de la Luz se aleja de los cánones de Buiza ya que la hermandad pide al artista que la realice en base a la primitiva dolorosa a la que se daba culto, una imagen anónima y del siglo XVIII. Es una Virgen muy expresiva que eleva su mirada al cielo, atípica para ser del autor de Carmona.

Al margen de estas imágenes principales la presencia de Buiza en la Semana Santa gaditana es muy extensa. Destacan los secundarios del misterio de Sentencia y restauraciones como la de Jesús de la Paz. Pero sobre todo una de sus intervenciones más admiradas es la del Cristo de la Misericordia de la Palma. Buiza recibió el encargo de mejorar la talla anónima del siglo XVIII. Dejó intacta la cabeza pero realizó el cuerpo. También para esta misma hermandad restauró la Virgen de las Penas.

Miguel Laínez Capote

Por detrás de Buiza, es del gaditano Laínez Capote de quien más imágenes titulares procesionan en la Semana Mayor. La producción del imaginero se centra en una época complicada de postguerra cuando las cofradías tratan de recuperar el esplendor perdido. Miguel Laínez fue autodidacta y el referente imaginero de Cádiz en los años 40 y 50. Pese a que tuvo una gran actividad, muchas de sus imágenes no se han conservado entre otros motivos por la precariedad de los materiales que empleaba y por las lógicas carencias que había en su técnica.

Su primera gran obra y también la más popular es del año 1938. Se trata de la imagen del Cristo del Medinaceli realizada por el encargo del matrimonio Campe-Martín que era muy devoto del homónimo que se veneraba en Madrid. Es una talla espléndida, majestuosa y por la que desde el principio existió una gran devoción.

Laínez Capote con la primitiva imagen de Jesús del Milagro.
Laínez Capote con la primitiva imagen de Jesús del Milagro.- Archivo Sagrada Cena

Laínez Capote realizó más tarde Nuestro Padre Jesús Caído que, aunque ha sido restaurado, conserva en el rostro la sencillez y serenidad característicos de su obra. En 1944 se funda la hermandad de la Paz y Laínez se encarga de realizar el titular de la corporación de la Borriquita que más tarde restauró Buiza pero respetando escrupulosamente el modelo original del artista gaditano.

En esos años surge igualmente la cofradía de Sanidad. Nuestro Padre Jesús del Mayor Dolor es una de las mejores y más expresivas tallas del imaginero a la que le da cierto movimiento. Su primera salida procesional fue accidentada ya que al Señor se le fracturó una pierna lo que evidenciaba la escasez de medios con que ejecutaba las tallas.

Otra de las imágenes que aún hoy procesiona de este artista es la titular de Sentencia, Nuestra Señora de Buen Fin que también destaca por la sencillez y ternura de su rostro.

La actividad de Miguel Laínez Capote fue fundamental para las hermandades gaditanas. Con su humildad y sencillez creó numerosas esculturas. Vera-Cruz aún guarda la Dolorosa, el San Juan Evangelista y Santa María Magdalena que procesionaron durante bastantes años y que más tarde fueron retiradas del culto.

Luis González Rey

Es el imaginero que tiene actualmente más presencia en las procesiones gaditanas. En lo que respecta a imágenes titulares el escultor gaditano cuenta con cuatro: Jesús del Milagro, el Santísimo Cristo de las Siete Palabras, Nuestra Señora de Gracia y Esperanza de Oración en el Huerto y el Resucitado. Esta última imagen la hizo en el año 1993. Justo en este 2018 se han cumplido veinticinco años de la realización de la talla.

En 1995 González Rey realizó a Jesús del Milagro después de varios años en los que hizo los distintos apóstoles, por lo que todo el misterio es obra suya. Un año después talla la imagen de la Virgen de Oración en el Huerto que procesionaría por primera vez en 1997. Más recientemente en 2005 realiza María Santísima de la Piedad de las Siete Palabras y en 2007 el Cristo. González Rey aprendió junto a Alfonso Berraquero aunque tiene su propio estilo. Independientemente de estas imágenes que son titulares de cofradías el artista gaditano ha realizado numerosas tallas de las que procesionan hoy en día en la Semana Santa de Cádiz. Son los casos por ejemplo de María Magdalena, San Juan, María Cleofás y María Salomé de Descendimiento, las imágenes secundarias de Siete Palabras, la Virgen de la Consolación que acompaña al Cristo de la Piedad... y a ello hay que añadir algunas restauraciones.

Enorme calidad artística en todas las obras

A los autores más prolíficos de la Semana Santa de Cádiz hay que añadir todos los demás que con sus obras contribuyen al esplendor de la misma. Del gran Jacinto Pimentel se encuentran el Cristo de Humildad y Paciencia y el de la cofradía de Columna. Andrés de Castillejos realizó la venerada talla del Nazareno de Santa María. Montes de Oca, además de la imagen fundacional de Servitas, está presente con su Señor de Ecce-Homo al que acompaña nuestra Señora de las Angustias de Fernández Guerrero. A Giuseppe Picano se le atribuye el Santísimo Cristo de Vera-Cruz (que no es el primitivo procedente de las Indias y realizado en cartón piedra) y del escultor flamenco Peter Sterling es el Nazareno de los Afligidos y María Santísima de los Desconsuelos. Francesco María Mayo es el autor del Santísimo Cristo de Piedad mientras que a Domenico Giscardi se le atribuye el Cristo de Expiración. Este artista talló además la Virgen de Lágrimas de la hermandad de Columna. El maestro onubense Sebastián Santos Rojas también dejó su huella con las espléndidas dolorosas de Amargura de Humildad y Paciencia y Soledad de Vera-Cruz. De Ortega Bru Cádiz tiene el Cristo del Perdón y de Alfonso Berraquero, Jesús en su Prendimiento. Francisco de Villegas realizó la imagen del Nuestro Padre Jesús de la Salud, de Cigarreras, y también el cuerpo del Señor yacente del Santo Entierro. De Carlos Bartús es la Virgen de la Victoria de la hermandad. El Nazareno del Amor y la Virgen de los Desamparados del Caído son de José Rivera, mientras que la Esperanza del Lunes Santo es de Luis Jiménez. El Señor de Oración en el Huerto es de Manuel Ramos y Juan Luis Vasallo Parodi talló a María Santísima de los Dolores. De Álvarez Duarte Cádiz cuenta con Jesús de las Penas, la Virgen de Caridad y la Esperanza de la hermandad de Cigarreras y de Romero Zafra está el Despojado. Tampoco hay que ignorar importantes casos en los que la autoría de la imagen es desconocida como sucede con el Cristo de la Buena Muerte, Nuestra Señora del Amparo, María Santísima del Patrocinio, la Virgen de las Penas, la Virgen del Mayor Dolor, la de Soledad y el Señor de la Sentencia. El espléndido grupo escultórico del Caminito se ha atribuido al imaginero Diego Roldán aunque oficialmente también es de autor desconocido.