Plataforma Solar de Almería, situada en Tabernas
Plataforma Solar de Almería, situada en Tabernas - ABC
INVESTIGACIÓN

Las trabas burocráticas propician la dimisión del director de la Plataforma Solar de Almería

Las dificultades administrativas no ponen en riesgo la actividad del centro, pero sí le hacen «perder liderazgo internacional»

ALMERÍAActualizado:

Las trabas burocráticas en materia de reducción del déficit han propiciado que tanto el director de la Plataforma Solar de Almería (PSA), Sixto Malato, como el jefe de la Unidad de Sistemas Solares de Concentración (USSC), Eduardo Zarza, hayan presentado su dimisión. Consideran que las dificultades administrativas que están soportando desde hace meses impiden a esta instalación desarrollar su actividad en I+D, pese a contar con los fondos necesarios.

Así lo ha asegurado el director adjunto de la PSA, Julián Blanco, quien ha precisado que los dos investigadores han mantenido su actividad, pero «no asumiendo ninguna decisión respecto a la gestión». Es su manera de protestar por los requisitos impuestos por la administración central para justificar y ejecutar inversiones y gastos derivados de su propia actividad, especialmente ante proyectos a los que acceden por concurrencia competitiva y para los que obtienen la pertinente financiación.

«Los problemas que estamos teniendo no ponen en riesgo el centro como tal, pero sí somos conscientes de que estamos perdiendo liderazgo internacional», ha advertido el director adjunto, que recuerda que la plataforma es líder mundial en iniciativas vinculadas a la tecnología solar térmica de concentración. Tanto es así, que el 75% de los proyectos de este tipo construidos y proyectados en el mundo tiene «tecnología española». Pese a ello resulta «muy complicado poder seguir con ese papel de liderazgo» dadas las restricciones, lo que hace que se den «retrasos difícilmente explicables» ante las entidades de financiación y otros organismos como la Comisión Europea.

Esta situación, según Blanco, puede obligar al cese de «entre un 30 y un 40 por ciento» del personal cuyas relaciones laborales están asociadas a la realización de proyectos concretos para los que hay financiación. O lo que es lo mismo, que si nadie lo remedia, el próximo 1 de enero 14 investigadores quedarán fuera de las instalaciones. El director adjunto de la PSA hace hincapié en que la «lentitud» en la renovación de estos contratos temporales «origina una parálisis tremenda» que es «difícil de admitir en un centro» como la Plataforma Solar. Y lo que puede pasar es que «algunas personas se vayan a otro sitio para continuar con su labor», como ha ocurrido en otras ocasiones, donde importantes investigadores han terminado recalando en Alemania «con contratos mucho mejores».