Fernando Alcalá, con el premio al Cocinero Revelación de Madrid Fusión

Y el Cocinero Revelación de 2019 en España es...

Fernando Alcalá, del restaurante Kava (Marbella), elegido Cocinero Revelación Madrid Fusión 2019

Actualizado:

Con 27 años Fernando Alcalá se consagró este miércoles en Madrid Fusión. El joven chef del marbellí restaurante Kava fue catapultado al futuro como cocinero revelación del certamen, al ganar la XVII edición del concurso que por primera vez tenía siete candidatos. Alcalá se impuso a María Gómez, de Magoga en Cartagena, que fue la segunda clasificada. El tercer premio fue para Clara Puig de la Bellacasa y Borja Susilla, joven dúo al frente de Tula, en Jávea. Los otros aspirantes eran Joaquín Serrano, de Efímero (Madrid); Rafel Muria, de Quatre Molins (Cornudella de Montsant, Tarragona); Jorge Moreno, de Voraz (Alicante), y Rebeca Barainca y Jorge Asenjo Galerna (San Sebastián).

«A pesar de su juventud, este es el premio a una trayectoria, y Kava y Alcalá seguirán dando que habar», decía José Carlos Capel, presidente de Reale Seguros Madrid Fusión y portavoz de un jurado con más de ochenta profesionales del los fogones y el periodismo gastronómico que votaron de manera individual y secreta en un veterano galardón que patrocina Balfegó.

Joven y prometedor abogado, Fernando Alcalá dejó la toga por los fogones. Renunció a una brillante carrera jurídica y al bufete en el que trabajaba en Zúrich para dirigir su propio restaurante en Marbella, su ciudad natal. Allí regenta Kava, un establecimiento con pocas mesas.

Chef autodidacta, ha leído y viajado por medio mundo para estudiar a fondo la esencia de las múltiples cocinas que fusiona con la raíz local de sus propuestas. Con la cultura propia de un gourmet entusiasta de los vinos y las viadas, brinda en Kava una carta de diez platos que cambia cada mañana a partir de los ingredientes locales. «Productos que trata con una técnica y creatividad que entusiasman y con los que consigue reinventarse a diario» según el jurado.

Segunda clasificada

La cocina de María Gómez , de 31 años y al frente de Magoga, en Cartagena, realza lo esencial sin artificios. Según el jurado que le concedió el segundo premio, «acierta con los puntos de cocción, medidos al milímetro, y demuestra mucha mano con la estética y los aderezos». Sus platos expresan «delicadeza y riqueza en matices y una fuerza interior que disimula tras un talante tranquilo». Con equilibrio y elegancia innatas, sus recetas contemporáneas armonizan ingredientes del Campo de Cartagena con los pescados y mariscos del Mediterráneo y las frutas y hortalizas que brotan a orillas del río Segura. Domina los arroces y aporta a sus platos frescura, técnica, modernidad y tradición a partes iguales, el paisaje de su tierra en el plato.

Terceros clasificados

Clara Puig de la Bellacasa y Borja Susilla, con 30 y 29 años, llevan algo más de dos temporadas ofreciendo una cocina peculiar en Tula, diminuto restaurante en Jávea. Se formaron con Marcos Morán (Casa Gerardo) y Quique Dacosta, quienes les transmitieron el espíritu que acompaña a las mejores cocinas, el sentido del sabor y el juego del equilibrio. El pescado es su ingrediente estelar y peculiar su tratamiento. En alianza con los pescadores locales, reciben los peces sacrificados con el método ‘ikejime’ y los deja madurar en cámara durante días para afinar sus texturas y sabores. Su cocina sencilla y original, «maneja con acierto los productos de temporada y profundiza en los hábitos gastronómicos de ese rincón de Mediterráneo donde triunfan», dijo el jurado.

Los ganadores se suman a la brillante nómina del galardón, en la que figuran Carmelo Bosque, David Yárnoz, Iñigo Lavado, Ricard Camarena, Vicente Patiño, Dabiz Muñoz, Rodrigo de la Calle, Jaime Tejedor, Óscar Calleja, Jesús Segura, Iago Castrillón, Daniel Ochoa y Luis Moreno, Diego Gallegos, Javier Estévez, Jesús Moral y Nanín Pérez que hoy ahora suman numerosas estrellas Michelin y múltiples reconocimientos.