Cuatro rutas para descubrir los pueblos de España en autocaravana

Recorridos para disfrutar de la naturaleza al tiempo que se avanza hacia el siguiente destino

Actualizado:

España está repleta de rutas con encanto donde descubrir antiguos monasterios, recónditos pueblos o ciudades con historia, recorridos para disfrutar de la naturaleza al tiempo que se avanza hacia el siguiente destino. Para aquellos que quieran descubrir una nueva forma de viajar, sin prisas y sin «check-in», la fórmula que cada día está más de moda es alquilar una autocaravana y disfrutar de la conducción por las carreteras españolas. Estas son cuatro rutas por España para quien quiere llevarse la casa sobre ruedas.

Ruta Cántabra

En la costa cántabra, podemos dejarnos sorprender por una ruta que conecta Comillas con San Vicente de la Barquera. La originalidad de Comillas es que es una comarca cuyo paisaje marítimo se enmarca en las casas señoriales de los siglos XVII y XVIII y porque, a la vez, es escenario de multitud de películas y series, ya que allí se han grabado más de una veintena de largometrajes. En San Vicente de la Barquera, destaca el impresionante Parque Natural de Oyambre, con más de 5.000 hectáreas por visitar.

Ruta interior

Para los viajeros que prefieran pasear por el interior de la Península, las opciones no son pocas. Una ruta interior y con mucho encanto es la formada por los pueblos de Gredos; Navarredonda, Hoyos de Espino, Zapardiel de la Rivera, Aliseda de Tromen, Hermosillo y el broche de oro, Barco de Ávila. La Sierra de Gredos es un buen paraje en el esquiar de día en su estación de esquí y ver las estrellas por la noche gracias a su certificación Cielo Oscuro Starlight, con unas condiciones maravillosas para la observación astronómica y la astrofotografía en su cielo. Al término del recorrido, en Barco de Ávila, es imperdonable no sentarse a tomar, como aperitivo o comida, unas riquísimas patatas revolconas.

Ruta de los castillos

Viajar en familia y con niños es una aventura con un objetivo doble; que disfruten los mayores pero también los más pequeños de la casa. Y una irresistible aventura son los castillos. Y para ello, los castellanos son los más importantes. Coca, localidad situada en Segovia, tiene un imponente castillo con un foso gigante. El siguiente paso en el mapa es el Castillo de Peñafiel, declarado Monumento Nacional y en cuyo interior se aloja El Museo Provincial del Vino. Si nos desplazamos hasta el Castillo de Belmonte, disfrutaremos de sus variadas experiencias; la exhibición de un combate medieval, una recreación histórica o una jornada del terror, dependiente de la época del año en la que se visite. La guinda del pastel es llegar al Alcázar de San Juan.

Ruta con misterio

Para los más intrépidos y valientes, cualquier viaje es bueno para descubrir nuevo lugares y experiencias. Existen muchos puntos geográficos llenos de misterio y leyendas en nuestro país para hacer un itinerario diferente y lleno de secretos. En la zona catalana, destacan algunos pueblos abandonados como Selma, Àrreu, Tost, Marmellar o Montpaó.En Zaragoza no se puede dejar de visitar Belchite, un pueblo que fue una joya arquitectónica con capillas, palacios renacentistas, iglesias o templos hasta que fue bombardeada durante la Guerra Civil dejando un balance de más de 6.000 muertos en quince días. Existen rutas guiadas donde explican la historia de este como poco misterioso lugar.Ochate, una localidad abandonada del Condado de Treviño (Burgos) tiene el privilegio de ser uno de los lugares que más leyendas acapara. Este pueblo del que solo hoy quedan ruinas llegó a ser, en el siglo XIX, la zona más poblada de toda la comarca hasta que sufrió la «maldición» y en sólo diez años tres grandes epidemias arrasaron toda la población. La primera en 1860, cuando se extiende la viruela, de la que apenas sobreviven una decena de personas. El pueblo consiguió rehacerse pero sorpresivamente en 1864 se propaga el tifus y vuelve a destruir el lugar. Ochate vuelve a repoblarse, pero en 1870 una epidemia de cólera sepulta de manera definitiva a las personas que intentaban reconstruir y repoblar el pueblo.