Plaza Mayor de Almagro
Plaza Mayor de Almagro

Diez de las plazas mayores más bonitas de España

Belleza, encanto e historia se dan cita en estos «punto de encuentro» de toda ciudad o pueblo

Actualizado:12345678910
  1. Plaza Mayor de Madrid

    Hay pocas cosas más típicas en el urbanismo español que una plaza mayor. Todo pueblo o ciudad que se precie dispone de una y en ella se concentra siempre gran parte de la actividad social del municipio, ya que es el punto de encuentro de mercados, conciertos y fiestas patronales. De entre todas las plazas mayores de España, hemos elegido las diez que más destacan por su belleza y encanto. Aunque hay otras plazas hermosas que se han quedado fuera de la selección, éstas son, sin duda alguna, las imprescindibles.

    Plaza Mayor de Madrid

    Su construcción data de principios del siglo XVII y en ella destacan sus nueve accesos, el más famoso, el Arco de Cuchilleros, que conecta con la calle del mismo nombre y donde encontramos una excelente oferta de gastronomía castiza. En la plaza debemos prestar atención a la estatua ecuestre de Felipe III y el edificio de la Panadería, actual sede de Turismo de la ciudad. En la zona porticada, además de un sinfín de bares y restaurantes, encontramos también numerosas tiendas de antigüedades y, los fines de semana, un mercado ambulante de sellos y monedas.

    Fuente: Guía Repsol

  2. Plaza Mayor de Salamanca

    Uno de los mejores ejemplos de que las plazas mayores siguen centralizando la actividad social de pueblos y ciudades. Se construyó en el siglo XVIII y es todo un emblema del barroco. En ella destacan sus 88 arcos de medio punto y el edificio del Ayuntamiento. Como en muchos monumentos de la ciudad, aquí se empleó la piedra de Villamayor, cuyo color dorado luce espectacular al atardecer.

    Fuente: Guía Repsol

  3. Plaza Mayor de Valladolid

    Está considerada una de las más antiguas y grandes de toda España, de hecho, muchos consideran que en ella se inspiraron otras plazas famosas del país como las de Madrid o Salamanca. Data del siglo XVI y se encuentra en pleno centro de la ciudad. Está presidida por la estatua del conde Ansúrez y en ella destaca el edificio del Ayuntamiento, famoso por la torre del Reloj, y el teatro Zorrilla, entre otros edificios históricos. La plaza está totalmente porticada y en sus soportales encontramos una gran oferta de restauración.

    Fuente: Guía Repsol

  4. Plaza Mayor de Cáceres

    El origen de esta plaza se encuentra en el siglo XII y en la feria anual que se celebraba en ella y que la convirtió en lugar habitual de actividades comerciales. Uno de sus edificios más emblemáticos es la torre de Bujaco, que formaba parte de la antigua muralla almohade y se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad. Otros edificios importantes de esta plaza, que destaca por su amplitud, es el Ayuntamiento, del siglo XIX, y la ermita de la Paz, del siglo XVIII. Si visitamos Cáceres, no podemos perder la oportunidad de pasar por esta plaza para tomar unas tapas en cualquiera de sus bares.

    Fuente: Guía Repsol

  5. Plaza de la Corredera, Córdoba

    Pese a estar en Andalucía, sigue el esquema tradicional de las plazas castellanas, con disposición rectangular y porticada, algo que llama la atención en una ciudad donde la arquitectura árabe predomina. Se trata de uno de los centros neurálgicos de Córdoba, en parte, gracias a la gran oferta de bares que hay en ella y que la convierten en lugar elegido por locales y foráneos para comer algo o incluso tomar unas copas de noche.

    Sus principales entradas son el Arco Alto y Arco Bajo y como edificios más destacados tenemos el Mercado Sánchez Peña y las llamadas casas de Doña Jacinta, caracterizadas por una hilera de pequeños balcones.

    Fuente: Guía Repsol

  6. Plaza Mayor de Chinchón

    Es, sin lugar a dudas, la imagen más representativa de la ciudad y muchos han llegado a considerarla como una de las plazas mayores más bonitas del mundo. Guarda la estructura clásica de las plazas de la Edad Media, con edificios de viviendas de no más de tres pisos, con soportales y balcones de madera. Una de las curiosidades de este lugar es que ya en el año 1499 se instaló aquí el concejo de la ciudad, mantenido hasta nuestros días como actual Ayuntamiento. A lo largo de los siglos ha sido utilizada para innumerables actividades, albergando desde corridas de toros hasta un corral de comedias.

    Fuente: Guía Repsol

  7. Plaza Mayor de Almagro

    Es una de las más pintorescas de toda España. Aunque sigue la estructura tradicional manchega, con planta rectangular y soportales de piedra, tiene una característica poco frecuente, las galerías de los edificios que hay en ella están acristaladas. Aquí encontramos algunos de los grandes emblemas de Almagro, como el Museo Nacional del Teatro, el Ayuntamiento o su famoso Corral de Comedias, el único de del siglo XVII que se conserva en toda Europa. La propia plaza se convierte durante la celebración del Festival Internacional de Teatro de Almagro, en escenario de representaciones.

    Fuente: Guía Repsol

  8. Plaza del Obradoiro

    Probablemente una de las plazas más impresionantes de España por su triple valor: histórico, arquitectónico y espiritual. Es el centro monumental de Santiago de Compostela y en ella destacan, además de su impresionante catedral, el Parador de los Reyes Católicos -del siglo XVI-, el palacio de Raxoi -actual sede del Ayuntamiento- y el colegio de San Jerónimo, que acoge el rectorado de la Universidad de Santiago.

    Hasta aquí llegan a diario los peregrinos que culminan el Camino y su presencia, sumada a la de los miles de turistas que visitan la ciudad cada año, la convierten en un lugar siempre concurrido y lleno de vida.

    Fuente: Guía Repsol

  9. Plaza Mayor de Alcaraz

    Quizás no es tan conocida como las plazas mayores de Madrid o Salamanca, pero quienes la visitan quedan igual de sorprendidos al verla. Este pequeño tesoro albaceteño, declarado Conjunto Histórico-Artístico, data del siglo XVI y es de estilo renacentista. Inicialmente se pensó para dar cabida al mercado del municipio y actualmente los edificios más destacados que podemos ver en ella son la lonja del Corregidor, las torres del Tardón y la Trinidad y el Ayuntamiento. La plaza ha sido remodelada por completo recientemente por lo que ahora luce su mejor cara.

    Fuente: Guía Repsol

  10. Plaza Mayor de Ocaña

    Es una de las muchas plazas mayores que merece la pena visitar en Toledo. Ha sido declarada Bien de Interés Cultural y se diferencia del resto por tener una planta casi cuadrada. Su origen data del siglo XVIII y es de estilo barroco. Llaman especialmente la atención los arcos que rodean toda la plaza -18 en los lados más largos y 17 en los cortos- y las buhardillas que coronan todos los edificios. La fachada principal corresponde a las Casas del Ayuntamiento.

    Fuente: Guía Repsol