Mercado Central, en Valencia
Mercado Central, en Valencia - Mikel Ponce

Los 19 grandes mercados de España (clásicos y modernos)

El crítico gastronómico de ABC repasa los grandes mercados de España, de los de toda la vida a los gastronómicos tan de moda ahora

Actualizado:

Muchos mercados son más que un lugar donde hacer la compra. Los recorremos en busca de arquitectura brillante, delicatessen, productos frescos, bares de tapas o pequeños restaurantes. En primer lugar, reseñamos los más clásicos; a continuación los mixtos, en busca de puestos de comida popular, y por último, los gastronómicos, tan de moda desde hace unos años.

123456789101112
  1. La Boquería

    Mercado de La Boquería, en Barcelona
    Mercado de La Boquería, en Barcelona - La Boqueria Mercat/Facebook

    La Boquería. Rambla, 91. Barcelona. www.boqueria.barcelona

    La Boquería es como se denomina popularmente al mercado barcelonés de San José, seguramente el más conocido y renombrado de toda España. Abierto en 1836 en el corazón de la Ciudad Condal, sus cerca de doscientas «paradas» aportan un espectáculo único para la vista y el olfato. Aunque muchos vecinos de la zona, y de toda Barcelona, siguen haciendo allí sus compras, la invasión de turistas se ha convertido hasta cierto punto en un problema. Alrededor del mercado hay varios restaurantes populares que aprovechan la cercanía al mejor y más fresco producto para hacer con ellos platos sencillos, de cocina tradicional. El más renombrado es Pinotxo, siempre abarrotado, en el que se sirven los platos del día, desde unos garbanzos con butifarra o un guiso de chipirones con habas hasta unas costillitas de cordero.

  2. Chamartín

    Mercado de Chamartín
    Mercado de Chamartín - Facebook/Mercado de Chamartín

    Chamartín. Bolivia, 9. Madrid. www.mercadodechamartin.es

    Aunque es uno de los mercados más modernos de Madrid (se inauguró en 1962), el mercado de Chamartín se ha convertido en el más valorado por los clientes que buscan productos de alta calidad, entre ellos muchos cocineros de la capital. Puede decirse que es un auténtico mercado gourmet ya que en sus sesenta y nueve puestos, incluidos los exteriores, se encuentran productos (pescados, frutas, caza) que difícilmente se hallan en otros lugares. Pero todo con el ambiente de los mercados más tradicionales.

  3. Central

    Mercado Central, en Valencia
    Mercado Central, en Valencia - Mikel Ponce

    Central. Plaza Ciudad de Brujas, s/n. Valencia. www.mercadocentralvalencia.es

    Solo el edificio que alberga este mercado, una espectacular obra del modernismo valenciano, merece ya una visita. En su interior, con una superficie de más de 8.000 metros, alberga cerca de trescientos puestos de productos frescos, especialmente pescados, frutas y hortalizas. Notables también los dedicados a las salazones mediterráneas. Allí se encuentra Central Bar, del cocinero Ricard Camarena, un espacio perfecto para reponer fuerzas con un almuerzo a media mañana o un aperitivo. Nada más porque el mercado cierra a las tres de la tarde.

  4. La Brecha

    Mercado de La Brecha, en San Sebastián
    Mercado de La Brecha, en San Sebastián - Luis Michelena

    La Brecha. Plaza de la Brecha, s/n. San Sebastián. www.cclabretxa.com

    Toda visita a San Sebastián tiene que incluir una vuelta por el mercado de La Brecha, construido en 1870, aunque fue ampliado en 1898. Más tarde se construyó en la parte posterior el edificio de la Pescadería, separado por una plaza en la que se situaban las caseras para vender los productos de sus huertas. Situado entre la parte vieja y el comienzo del Boulevard, actualmente el edificio lo comparten un centro comercial y los puestos tradicionales del mercado, 48 en total. Pero sin duda lo más atractivo de La Brecha siguen siendo las caseras que se instalan en la parte exterior, ofreciendo toda clase de verduras, hortalizas y legumbres cosechadas por ellas mismas.

  5. La Ribera

    Mercado La Ribera
    Mercado La Ribera - Iñaki Andrés

    La Ribera. Calle de la Ribera, 22. Bilbao. www.mercadodelaribera.net

    Junto a la ría y el Casco Viejo de la capital vizcaína, el de la Ribera es uno de los mercados cubiertos más grandes de Europa, con 10.000 metros cuadrados de superficie. El edificio, con decoración Art Decó, sin columnas y con grandes vidrieras, se construyó en 1929, en el mismo lugar que se celebraba el mercado tradicional desde el siglo XV. Sus 180 puestos se reparten en tres plantas. En la baja las pescaderías, en la primera las carnicerías y charcuterías, y en la segunda las fruterías y verdulerías.

  6. El Fontán

    Mercado El Fontán, en Oviedo
    Mercado El Fontán, en Oviedo - Alex Piña

    El Fontán. Plaza 19 de Octubre, s/n. Oviedo. www.mercadofontan.es

    Construido en 1885 en el centro de Oviedo, a un paso del Ayuntamiento, el mercado de El Fontán es toda una institución en la capital asturiana. En sus catorce carnicerías, ocho pescaderías, siete fruterías y cuatro tiendas de quesos, entre otros puestos, se pueden encontrar los mejores productos de Asturias, desde los pescados del día hasta carnes y embutidos de la región, pasando por las conservas y por la que es la mayor oferta de quesos de España ya que el Principado es la mayor mancha quesera de Europa.

  7. Mercado de Abastos

    Mercado de Abastos, en Santiago de Compostela
    Mercado de Abastos, en Santiago de Compostela - Facebook/Mercado de Abastos de Santiago

    Mercado de Abastos. Rúa das Ameas, s/n. Santiago de Compostela. www.mercadodeabastosdesantiago.com

    Presumen de ser el segundo lugar más visitado de Santiago, después de la catedral. Sobre el primitivo edificio de 1873 se construyó el actual en 1941. En su interior pueden encontrarse todos los productos frescos de la zona. Sólo de pescado, el mercado acapara una cuota de más del 60 por ciento de todo el que se vende en la ciudad. También pueden verse allí a las paisanas que venden lo que producen en sus huertas y en sus granjas, pollos y conejos, quesos, grelos, tomates, cebollas, y muy especialmente los pimientos de Padrón que llevan las conocidas como «pimenteiras».

  8. La Recova

    Mercado de La Recova
    Mercado de La Recova - Facebook/Amigos de La Recova

    La Recova. Avenida de San Sebastián, 51. Santa Cruz de Tenerife. www.la-recova.com

    Aunque popularmente se conoce como La Recova, el nombre de este mercado de la capital tinerfeña es Nuestra Señora de África. El actual edificio, en estilo colonial, se construyó en 1943, por lo que este año ha celebrado su 75 aniversario con muy diversos actos. El mercado cuenta con dos plantas y una serie de patios abiertos que lo hacen muy original. En la planta inferior, las distintas pescaderías ofrecen las mejores piezas capturadas en aguas canarias, algunas muy poco habituales en la Península. Pero su gran atractivo son los puestos de frutas y verduras, llenos de colorido, donde se exhibe toda la riqueza hortofrutícola tinerfeña, incluida una asombrosa variedad de papas.

  9. Atarazanas

    Mercado de Atarazanas, en Málaga
    Mercado de Atarazanas, en Málaga - Francis Silva

    Atarazanas. Atarazanas, 10. Málaga.

    La peculiaridad de este mercado, inaugurado en 1879, es que en su estructura, a base de vidrio y hierro, se incluyó la puerta monumental del edificio nazarí del siglo XIV que ocupó antes ese espacio. Destaca también la gran vidriera de una de sus fachadas, representando distintos monumentos de la capital malagueña. Los pescados y las frutas locales son los principales protagonistas en los distintos puestos del mercado.

  10. La Paz

    Mercado de La Paz, en Madrid
    Mercado de La Paz, en Madrid - Belén Díaz

    La Paz. Ayala, 28. Madrid.

    En pleno barrio de Salamanca, entre las calles de Lagasca, Ayala y Claudio Coello (con entrada por cada una de ellas), este mercado municipal de estilo modernista, con estructura de hierro, fue inaugurado en 1882 y desde entonces ha sido una referencia en esta zona de Madrid. En sus puestos se alternan los comercios tradicionales de calidad con otros centrados en productos gourmet, desde quesos hasta embutidos o conservas. En los últimos tiempos también han abierto pequeños espacios para comer de manera informal.

  11. Mercados mixtos

    Mercado de Vallehermoso, en Madrid
    Mercado de Vallehermoso, en Madrid

    Desde siempre, los mercados han sido algo más que lugares donde se venden productos de alimentación. En muchos lugares, alrededor de los puestos surgieron pequeños bares o restaurantes en los que se preparaban tapas, raciones o platos sencillos elaborados con ingredientes comprados allí mismo. Quien haya viajado a Iberoamérica, especialmente a México o a Perú, se habrá encontrado estos puestos de comida popular, muy concurridos siempre. Por ejemplo, en el pintoresco mercado de Guanajuato uno puede comer excelentes gorditas, carnitas, tacos y tortas. O en Tokio, donde se acaba de inaugurar el nuevo mercado de pescado de Toyosu con el reto de ocupar el lugar de la icónica lonja de Tsukiji. También en Europa es habitual comer en el mercado. Ahí está Les Halles, en el centro de Lyon, donde se alternan los cuidados puestos de alimentación con diversos restaurantes y barras en los que se sirven productos frescos, sobre todo ostras, que se pueden regar con una copa de vino blanco o de champán. Una práctica que es habitual también en París.

    En España se impone la recuperación de los viejos mercados de barrio, convertidos en espacios gastronómicos donde se puede comprar desde el producto más básico hasta la más refinada delicatesen, y con lugares para comer allí mismo. Llenar la cesta de la compra se compagina con la experiencia gastronómica. Entre los más destacados, dos madrileños, el de Vallehermoso (Vallehermoso, 36) y el de San Antón (Augusto Figueroa, 24). En ambos se conserva una estructura tradicional, con los puestos de toda la vida, frutería, charcutería, pescadería, o carnicería, que se alternan con zonas destinadas a la comida, con algunos sitios de mucho nivel. En esa línea está también el mercado del Este (Hernán Cortés, 4), en Santander.

  12. Mercados gastronómicos

    Mercado de San Miguel, pionero en Madrid
    Mercado de San Miguel, pionero en Madrid - Ignacio Gil

    San Miguel

    Plaza de San Miguel, s/n. Madrid. www.mercadodesanmiguel.es

    Ha sido el pionero en el modelo de mercados gastronómicos que luego se han extendido por España. Nada que ver, al menos en su aspecto y en su clientela, con los mercados tradicionales. El viejo mercado, inaugurado en 1916 junto a la Plaza Mayor, estaba al borde del abandono hasta que en 2009 un grupo de empresarios decidió salvarlo, conservando su estructura, para recuperar la esencia de los mercados de antes pero al gusto actual. El éxito ha sido rotundo, especialmente entre los turistas extranjeros, que lo han convertido en uno de los lugares más visitados de la ciudad. Más de una treintena de tiendas, cada una de un producto diferente: derivados del cerdo ibérico, salazones, carnes, quesos, ostras, pastas frescas, frutas, pescados, vinos, encurtidos, tartas y pasteles… Detrás de cada puesto una marca de calidad que convierte a este Mercado de San Miguel en un espacio para sibaritas. Todo está pensado para consumir allí mismo. El visitante puede comprar una copa de champán en alguna de las vinotecas y luego acercarse al puesto de las ostras para tomarse una docenita de la variedad que elija. O buscar la tienda de embutidos y pedir un platito de buen jamón ibérico cortado al momento; o a la quesería y elegir sus quesos favoritos de entre la amplísima selección que se ofrece a su vista. Eso, sí, con precios por encima de lo habitual.

    Colón

    Jorge Juan, 19. Valencia. www.mercadocolon.es

    En el centro de Valencia, este mercado modernista construido allá por 1916 se ha convertido en un mercado gourmet con comercios especializados y diversos restaurantes, cafés y cervecerías, incluida una horchatería. Entre los puestos destaca la charcutería Manglano, una de las mejores de España por la variedad y calidad de su oferta. Y entre los restaurantes, Habitual, uno de los varios que el cocinero Ricard Camarena, una estrella Michelin, tiene en la capital valenciana.

    Victoria

    Paseo de la Victoria, 3. Córdoba. www.mercadovictoria.com

    El primer mercado gourmet de Andalucía se inauguró en Córdoba el 1 de mayo de 2013. Aquí no se viene tanto a comprar como a comer. En sus cerca de treinta puestos hay una variada oferta gastronómica. Establecimientos de cocinas mexicana, japonesa, árabe o argentina conviven con otros más centrados en la gastronomía local, como uno dedicado al salmorejo y otro a los flamenquines. Además, quesos, ibéricos, mariscos o encurtidos, y bares donde tomar una cerveza o una copa de champán.

    Santa Caterina

    Avenida Francesc Cambó 16. Barcelona.

    El mercado cubierto más antiguo de Barcelona, inaugurado en 1848, fue remodelado en 2005 con una llamativa y colorida cubierta ondulada que se ha convertido en un signo de identidad. Mucho menos turístico que La Boquería, sin embargo tiene puestos de alimentación de bastante nivel y algunos sitios donde comer, entre los que destaca un restaurante del conocido grupo Tragaluz que cuenta con una barra de tapas abierta todo el día, desde lo desayunos hasta las cenas.

    Lonja del Barranco

    Arjona, s/n. Sevilla. www.mercadolonjadelbarranco.com

    Junto al Guadalquivir, muy cerca de la Maestranza, este es el mercado gourmet de Sevilla. Acoge veinte puestos con una gran variedad en su oferta, que incluye comida para todos los gustos. Espacios para carnes, mariscos, quesos, croquetas, arroces, charcutería, pulpo, empanadas, latas gourmet o salmorejo, además de cocinas japonesa, mexicana o italiana. Para beber, una vinoteca, una cervecería e incluso una coctelería.

    San Agustín

    Cuesta Águila 1-3. Toledo.

    Situado en el centro histórico de Toledo, ocupa un edificio de cinco plantas y más de mil metros cuadrados. Abierto en julio de 2014 con escaso éxito, en 2016, con nuevos propietarios, dio un giro radical a su oferta. Un espacio de diseño vanguardista que agrupa diferentes propuestas gastronómicas, desde una hamburguesería hasta un restaurante de cocina japonesa. Destaca la agradable terraza de la última planta.