Lo que sí te puedes llevar de la habitación de un hotel

Llevarse un albornoz está considerado un hurto y cada día son más los establecimientos que rastrean la ropa de baño con un chip

Actualizado:

Quién no haya estado tentado de meterse en la maleta esa toalla con los medidas perfectas o ese calentador de agua tan práctico de la habitación de hotel, que tire la primera piedra. Seguro que la mayoría de las veces el sentido común primó sobre la tentación pero también es cierto que no siempre se es consciente de que realmente se está cometiendo un pequeño hurto castigado por la ley.Para no tener problemas con la justicia mejor tener claro lo que sí puedo llevarme al finalizar mi estancia y lo que debo dejar a no ser que pague por ello. Los hoteles ponen a disposición de los clientes una serie de objetos que sí podrás llevarte sin problema.

Lo que puedes meter en la maleta

Los más corrientes son los «amenities» o productos para la higiene diaria que vienen en pequeñas botellitas de gel, champú o body lotion. Estos productos están incluidos en el precio de la habitación, aunque hay que tener en cuenta que no todos los establecimientos reponen a diario.

Los bolígrafos y bloc de notas, que además tienen el membrete del hotel, están para el uso del huésped y podrá llevárselo sin problema al finalizar su estancia. Las zapatillas que proporcionan algunos hoteles podrían seguir usándose durante unos días más en casa.

Las bolsa de lavandería o las pequeñas bolsitas de plástico del cuarto de baño podrá ser utilizadas por el cliente para meter la ropa que tenga que ir directa a la lavadora. Distinto es el caso de las bolsas de tela, esas que solo están disponibles para el servicio interno de lavandería y no para meterlas en nuestra maleta.

Los bombones, caramelos o frutos secos son una cortesía más de los hoteles y por supuesto se da por hecho que se disfrutarán por el huésped.

Lo que no te puedes llevar

Por el contrario está considerado hurto cuando los huéspedes meten en su maleta toallas o albornoces. De hecho cada vez más compañías instalan en su ropa de baño un chip que permite rastrear estos artículos y saber cuando se van a sacar del hotel sin autorización. Así que mejor no arriesgarse.

Otros de los artículos que el huésped no puede llevarse son los libros, revistas, juegos de mesa, perchas, mandos a distancia, almohadas o todo aquello que forme parte del mobiliario de la habitación.