SAN VALENTÍNAsí es la maravillosa isla para millonarios en forma de corazón

Makepeace Island es una pequeña isla-hotel, en Australia, propiedad del empresario Richard Branson

Actualizado:

Una noche en esta isla puede ser la máxima aspiración de cualquiera que quiera sorprender realmente a su pareja... en San Valentín o en cuaquier otro momento del año. Claro que no es un sueño fácil ni precisamente barato.Makepeace island, propiedad de los socios fundadores de Virgin Australia, Brett Godfrey y Richard Branson, se halla en Sunshine Coast, Australia. Y darse el capricho cuesta 3.250 dólares noche (uso exclusivo de la isla) más una tarifa por cada huésped (un máximo de 20): adultos, 575 dólares; niños 375.

Este refugio de Richard Branson (tiene más de uno repartidos por el mundo) debe su nombre a Hannah «Shotgun» Makepeace, antigua ama de llaves y luego propietaria de la isla. El histórico dueño, Charles Nicholas, que no tenía herederos, terminó por dejársela a Hanna, todo un personaje, según se dice. Tiene una extensión de unas diez hectáreas, en las que Branson y sus socios levantaron a partir de 2009 un pequeño paraíso para millonarios dispuestos a pagar lo que fuera necesario por encontrar un escondite seguro y privado para sus vacaciones.

Makepeace abrió sus puertas en 2011, con detalles como una piscina-laguna de 500.000 litros de agua, pista de tenis, un jacuzzi para quince personas, cine al aire libre, jardines, muebles de encargo hechos en Bali (Indonesia)... Y si los clientes desean organizar alguna excursión pueden elegir entre las cercanas y famosas playas y tiendas de Noosa, en la Sunshine Coast australiana, o bien desplazarse (una hora en vuelo chárter) a la Gran Barrera de Coral. La ciudad de Brisbane queda a hora y media en coche.

A la isla de corazón solo se puede llegar en barco (hay un servicio de recogida VIP, a cargo de Jason y Dennis, en el Makepeace Island Boat) o en helicóptero. De la comida se ocupan Chris y Lisa, y quienes la han probado no dudan en elogiarla. Y a partir de ahí, hay incontables actividades en las que pasar las horas, muchas de ellas relacionadas con los deportes del mar.