televisión

5 razones para ver la serie «Cómo defender a un asesino»

Un show de abogados diferentes que debes ver por varias razones

j. j. gonzález haro
Actualizado:

Cada año llegan a las parrillas televisivas infinidad de series, y aunque la temporada de otoño/invierno de 2014 no fue una de las más brillantes que hemos tenido recientemente, nos ha ofrecido algunos títulos que se han convertido en series imprescindibles para seriéfilos.

Entre los títulos estrenados por dichas fechas, ya os hemos recomendado series como Fargo o The Affair debido a que ya se pueden disfrutar de sus primeras temporadas al completo en España, y hoy, aunque no podemos decir lo mismo de este show en cuestión (aún faltan algunos capítulos por emitirse en AXN España), queremos daros algunas razones para ver ‘Cómo defender a un asesino’ (How to get away with a murderer)

Dicha serie se ha revelado como uno de los títulos más interesantes del año, y aunque no ha destacado a la hora de recibir premios, estamos seguros de enganchará a todo aquel que le dé una oportunidad.

A continuación, os damos algunas razones para convenceros de que debéis verla.

No es la típica serie de abogados

La mecánica habitual de las series de abogados es muy cercana a la de los procedimentales policiales, y si bien, en 'Cómo Defender a un asesino' también tenemos un caso por capitulo, hay dos líneas entrelazadas entre sí que tienen lugar a lo largo de la serie y en diferentes periodos de tiempos.

Así pues, mientras que atendemos a los casos que sirven para mejorar las aptitudes de los alumnos de una famosa abogada, asistimos al intento de encubrimiento de estos de un asesinato que está relacionado con un segundo caso que se va abarcando durante los quince episodios que conforman la primera temporada.

Pone a prueba tu mente

Probablemente es una de las series más dinámicas y trepidantes que hayas visto nunca y además de forzar al espectador a no poder puntada, no le da respiro respecto a las tramas que abarca ya que, para bien o para mal, cada episodio esta aprovechado al máximo y repleto de detalles e historias, ya sean del caso en el que se centra el capítulo, los detalles que se ofrecen sobre el asesinato que veremos en un futuro reciente o el caso que ha dado pie dicho asesinato.

Es didáctica

Como buena serie de abogados ofrece muchos detalles sobre legislación, pero además, al tener como protagonista a una profesora y un grupo de alumnos, la parte didáctica de ‘Cómo defender a un asesino’ se dispara.

Por si fuera poco, la serie ahonda en las triquiñuelas legales de las que se valen los abogados para defender a clientes que en muchas ocasiones son culpables, ofreciéndonos pistas (que tendrían que ser validadas por un abogado) sobre como escoger al jurado, invalidar testigos o incluso aportar pruebas que ayuden en nuestra causa, algo en lo que el equipo de abogados y aprendices de ‘Cómo defender a un asesino’ se muestran muy capaces.

Uno de los shows más crudos de la temporada

Teniendo en cuenta que la trama principal de la serie se centra en esconder el cadáver de un profesor y defender a una joven imputada por el brutal asesinato de una compañera de clase, podríamos pensar que la serie solo se centra en los escabrosos detalles que rodean a estos sucesos, pero lo cierto es que el show nos muestra innumerables escenas de sexo (aunque no explicitas) heterosexual y homosexual, se recrea en los sucesos acontecidos en otros casos de violencia explícita e incluye suicidios y otros tipos de escenas de violencia gratuita (sin llegar al gore), como la que contemplamos cuando uno de los estudiantes apalea un cadáver con una palanca para romper huesos y músculos y hacer así más fácil el transporte del cuerpo.

Viola Davis se sale

La actriz Viola Davis ,a la que veremos en breve adoptando el papel de Amanda Waller (personaje visto en Arrow) para una película de Warner y DC Cómics, lo da todo en esta serie en la que, además de estar imponente, no deja títere con cabeza con sus frases lapidarias.

Por si eso fuera poco, Davis también muestra un abanico enorme de facetas en su personaje, el cual, pese a intentar proyectar la imagen de alguien inmutable y con una personalidad fuerte y dominante, ofrece además la visión de una mujer vulnerable, desnudándose ante el público y dejando ver tanto su auténtico físico (nada que ver con el que promociona la serie en su campaña principal y que proyecta una idea diferente del personaje) como sus debilidades y necesidades mas primitivas.

Esto, en conjunto con el resto de razones, hacen de ‘Cómo defender a un asesino’ un título a tener muy en cuenta y que, si no tira todo el trabajo actual por la borda e intenta alargarse más de lo necesario, podría convertirse en un título de culto.