Las redes sociales no pueden controlar el contenido violento que se emite en directo

La cantidad de contenidos que deben supervisar es inabarcable, por lo que dependen de los avisos de la comunidad

Actualizado:

Periscope, Facebook Live o cualquier otra plataforma para emitir vídeos en directo a nivel no profesional ha resultado en ocasiones ser el sopoorte para la exaltación de crímenes y violencia sin control, con audiencias millonarias.

La falta de supervisión de los contenidos en directo permite que se difundan crímenes, asesinatos y violaciones, como ya ha ocurrido en varias ocasiones. De momento, las redes sociales que cobijan estos servicios no disponen de un mecanismo eficaz, capaz de anticiparse a la emisión conflictiva. En el tiroteo de Nueva Zelanda el autor pudo retransmitir sus crímenes durante 17 minutos, hasta que la comunidad lo denunció y la policía alertó a Facebook.