La senadora de Massachusetts y candidata demócrata a presidir EE.UU., Elizabeth Warren
La senadora de Massachusetts y candidata demócrata a presidir EE.UU., Elizabeth Warren - EFE/EPA/PETER FOLEY

Elizabeth Warren, la candidata demócrata estadounidense que quiere plantar cara a las compañías tecnológicas

Para la actual senadora, «las grandes empresas tecnológicas tienen demasiado poder» y considera que llevan a cabo prácticas anticompetitivas

Actualizado:

El debate sobre el poder de los gigantes tecnológicos de EE.UU. surgió el pasado viernes con la sorprendente propuesta de Elizabeth Warren, una de las candidatas presidenciales demócratas más destacadas de 2020. Y es que su objetivo es claro: quiere «desmantelar» dichas compañías.

«Las grandes empresas tecnológicas tienen demasiado poder», dijo la senadora de Massachusetts, muy crítica del presidente Donald Trump, quien se lanzó en diciembre en la carrera por las primarias demócratas para reemplazarlo en su país.

«(Las grandes compañías tecnológicas) Tienen demasiado poder sobre nuestra economía, nuestra sociedad y nuestra democracia», dice Elizabeth Warren en una publicación de blog, recordando que su modelo de negocio se basa en la explotación de los datos personales de los usuarios. Así, propone «desmantelar estos monopolios».

La ofensiva de Warren ilustra un amplio debate que se está librando en Estados Unidos sobre la necesidad o no de regular a Facebook, Google, Amazon y compañía.

Tradicionalmente ubicados en un eje ideológico bastante cercano a los demócratas, los gigantes de lo digital se encuentran ahora en el objetivo de las batallas políticas.

Como era de esperar, las propuestas de Warren no han sido bien recibidas por la industria, señalando que es precisamente su tamaño y modelo de negocio lo que permite a estas empresas ofrecer servicios gratuitos.

«Esta propuesta extrema e injustificada, que se enfoca en un sector altamente admirado y de alto rendimiento, no está en línea con los valores progresivos, la mayoría de los cuales son ampliamente compartidos en el sector de la tecnología», dijo Ed Black, presidente de la Asociación de la Industria de la Computación y las Comunicaciones (CCIA, «The Computer & Communications Industry Association»), el lobby principal de la industria, en un comunicado.

En detalle, Elizabeth Warren quiere que las compañías más grandes se equiparen con las «plataformas de servicio público», como el gas o la electricidad, para que no puedan, por ejemplo, poseer y administrar plataformas de ventas mientras se venden a sí mismos, como sucede con Amazon o Google. A estas plataformas también se les prohibiría compartir o transferir datos a terceros.

La candidata también propone nombrar reguladores que serían responsables de cancelar las fusiones, lo que considera «ilegal y anticompetitivo». Es decir, la unión de WhatsApp e Instagram bajo el mandato de Facebook no sería posible.

Para Robert Atkinson, presidente de la Fundación de Tecnología de la Información e Innovación («ITIF, Information Technology and Innovation Foundation»), «si comienzas a desentrañar estas compañías, los usuarios tendrán que pagar por cosas que ahora le son gratis».

Sin mencionar que «no se puede desmantelar un negocio solo porque es grande», dice Michael Carrier, profesor de la Universidad de Rutgers, señala la complejidad de las leyes antimonopolio.

Elizabeth Warren, sin embargo, se ha visto favorecida por el Open Markets Institute, dedicado a la competencia en el sector de la tecnología. Considera que es hora de que llegue el plan de forma «moderada». El grupo de defensa del consumidor Public Knowledge también dio la bienvenida a esta posición.

Para complicar aún más el debate político en los Estados Unidos, los grandes de la tecnología también mantienen una relación ambivalente con el presidente republicano Donald Trump, quien ha criticado a varios ( Amazon, Google) pero les permitió aprovechar grandes caídas de los impuestos corporativos votados a finales de 2017.

Y mientras varias compañías se han opuesto públicamente al endurecimiento de la política de migración, varios grupos, como Google, también han anunciado supuestamente la inversión y la creación de empleos en los Estados Unidos, lo suficiente como para satisfacer al inquilino de la Casa Blanca.

La «tecnología» está en crisis desde hace casi dos años por el estallido de varios escándalos relacionados con la explotación de datos personales, principalmente por parte de Facebook.