Mira en el vídeo la reacción - HNGJMS
youtube

Esto es lo que ocurre si molestas a un Guardia Real británico

Un turista se atrevió a incordiar a un miembro de la Guardia Real, famosa por su rígida disciplina

Actualizado:

Los guardias reales británicos despiertan la curiosidad de cualquier foráneo. Sorprende su concentración en el deber, fijando la vista en el infinito, permaneciendo en silencio en todo momento, moviéndose con movimientos rígidos y bruscos. Su comportamiento es el mejor reflejo de la férrea disciplina que deben seguir por pertenecer a ese cuerpo. Pero seguro que alguna vez te has preguntado... ¿cómo reaccionarían si alguien intenta distraerles de sus labores?

Hace unos días que un usuario subió a YouTube este vídeo, en el que se puede comprobar que lo que sucede cuando uno insiste en molestar a un guardia real británico no es precisamente agradable. El 'valiente' que ha hecho la prueba es un turista, un joven que no debía estar divirtiéndose demasiado durante su visita al Castillo de Windsor, en el condado de Berkshire (Reino Unido). Al ver a un guardia en plena tarea, este hombre decidió probar sus límites.

En primer lugar decide perseguir al guardia en su mecánico paseo, tratando de permanecer paralelo a él. La gente que presencia la escena y graba su «hazaña» se ríe sonoramente, pero el agente parece ignorar al gracioso de turno. Probablemente tenga que sufrir a varios cada día y esté acostumbrado a hacer acopio de paciencia. Tampoco reacciona cuando parece dirigirse a él para hacerle algún comentario. Pero entonces, el turista va demasiado lejos: le toca.

El joven se atreve a poner su mano derecha sobre el hombro izquierdo del guardia. Y eso es cruzar una línea roja, romper los límites, entrar en terreno prohibido. En otras palabras: pasarse de listo. El agente demora dos segundos su reacción, incluso avanza un par de pasos en contacto físico con su «moscardón». Pero entonces, súbitamente, le apunta de frente con su bayoneta mientras grita: «step back from the Queen's Guard!» (¡Aléjate de la Guardia Real!).

Lo más probable es que el arma estuviese descargada, dado que sólo llevan munición real cuando existe alguna amenaza que les mantiene alerta. En cualquier caso, las imágenes bastan para concluir que el turista habrá aprendido la lección. En cuanto el guardia empuña su rifle, el joven desaparece del plano en apenas unas décimas de segundo, perdiendo de golpe la valentía que venía exhibiendo. Al menos, gracias a él sabemos qué sucede si molestas a la Guardia Real.