El vibrador Osé
El vibrador Osé - LORA DICARLO

El mejor vibrador tecnológico femenino que fue vetado en el CES por «inmoral y obsceno» recupera su premio

La Asociación de Tecnología del Consumidor (CTA), organizadora de la popular feria, reconoce que «no actuó de manera correcta» y ha devuelto al consolador el premio honorífico en la categoría de Robótica y Drones

Actualizado:

La última edición del CES (Consumer Electronics Show) de las Vegas se desarrolló en medio de una polémica que, ahora, la organización ha decidido enmendar. La Asociación de Tecnología del Consumidor (CTA, por sus siglas en inglés), organizadora del popular evento tecnológico que cada mes de enero se celebra en Las Vegas, ha entonado el «mea culpa» con respecto a la decisión que tomó con Osé, el mejor consolador femenino hasta la fecha jamás inventado.

Este vibrador utiliza micro-robótica para imitar los movimientos de la boca de un ser humano. Tal es su ingeniería que, en octubre de 2018, recibió el premio honorífico en la categoría de Robótica y Drones del CES, otorgado por la propia CTA. El problema es que, en noviembre, la organización decidió dar marcha atrás, retirándole el galardón y prohibiendo a la compañía creadora, Lora DiCarlo, exhibir Osé en Las Vegas.

Este mes de mayo, sin embargo, la CTA ha dado marcha atrás y ha decidido devolver a Lora Haddock, CEO de la empresa, el galardón, aunque de momento no está claro si, a pesar de ser un producto tecnológico, podrá volver a participar en el CES.

El hecho de que el mejor consolador tecnológico femenino fuera vetado en el popular evento generó una gran controversia en torno a la inclusión de las mujeres en la industria de la tecnología sexual. Y es que mientras que para los hombres la oferta es infinita, para ellas se ve reducida a la mínima expresión.

En el CES de Las Vegas es tradición ya ver «strippers» mujeres en 3D. También vibradores masculinos. Pero lo sucedido con Osé evidenció que aún queda un largo camino por recorrer en la inclusión de las mujeres en la industria y la normalización de soluciones tecnológicas sexuales pensadas solo para ellas. De hecho, Haddock calificó la decisión de machista al tratarse de un sector dominado por hombres. Y es que la CTA argumentó que le retiraron el premio por ser «inmoral, obsceno, indecente y profano».

Pero, quizás, la rectificación de la CTA sea una pequeña señal de un cambio de rumbo. Al menos, así lo ve ahora Haddock, para quien el hecho de que a Osé se le haya devuelto el galardón se traduce en «un movimiento en la dirección correcta por parte de CES». Aunque advierte: «es solo el primer paso». «Lora DiCarlo -continua- se compromete a seguir trabajando con la CTA para impulsar el cambio a largo plazo y lograr una mayor inclusión», por lo que pide una modificación en las políticas del CES. La responsable agradece también, en un comunicado, el apoyo recibido durante estos meses.

Una decisión incorrecta

La CTA reconoce ahora que «no actuó de manera correcta», lo que dio lugar a algunas «conversaciones importantes» sobre las políticas del programa en torno a tecnología sexual, tal y como recoge « The Verge». Sin embargo, la entidad no sabe aún cómo afrontar este desafío. De hecho, reconoce que no sabe qué tipo de cambios implementar para que el CES sea más inclusivo. Pero habrá novedades en la próxima edición aunque no se conocerán hasta «los meses previos al CES 2020», que se celebrará del 7 al 10 de enero.

Esos cambios se diseñarán para aclarar las «incoherencias» en las políticas de la CTA en torno a la tecnología sexual, tal y como ha declarado Jean Foster, jefe de marketing de la CTA a «The Verge», que no ha ofrecido más detalles. Una de las posibilidades es que los dispositivos sexuales se incluyan en una nueva sección de salud y bienestar.

Osé es, según Haddock, el «Santo Grial de los orgasmos». Se trata de un producto femenino «creado por mujeres para empoderar a las mujeres», que se ha llevado a cabo con el laboratorio de robótica de la Universidad Estatal de Oregón (EE.UU.) y que tiene ocho patentes pendientes de aprobación. De hecho, el consolador cuenta con «una nueva tecnología micro-robótica que imita todas las sensaciones de la boca, la lengua y los dedos humanos» para que las mujeres obtengan una experiencia única. «Estamos hablando de robótica verdaderamente innovadora», asegura.