¿Pueden los perros comer fruta?

No solo de pienso -en lata o en seco- se alimentan nuestros perros. La fruta y la verdura también pueden formar parte de su dieta... y además en la mayoría de los casos puede ser una recompensa más que saludable

MadridActualizado:

¿Pueden comer los perros mandarinas? ¿Naranjas? ¿Manzanas? ¿Fresas? ¿Sandía? Para nuestros queridos perros hay algunas que son recomendables y otras no. Siempre, como en todo lo referente a ellos, consulte con su veterinario, él es el único que le puede resolver sus dudas. También hay que tener en cuenta que cuando le de a su perro nuevos alimentos, estos deben ser introducidos poco a poco sobre todo para evitar dos cosas: primero el rechazo y segundo evitar posibles problemas digestivos. Si su perro cuando está usted comiendo una naranja se muestra curioso -no hay que olvidar que esta fruta desprende un aroma atrayente- pruebe a darle unos trocitos. Tras esto y si se las ha comido vigile si dentro de las siguientes 24 horas el animal no presenta algún síntoma fuera de lo normal (diarrea o malestar). Si todo ha ido normal, puede ponerle de vez en cuando algunos trozos de fruta; pero no de forma continuada. Los veterinarios consultados recomiendan que no más de tres veces por semana se puede añadir algún trozo de fruta. Además, no debe olvidar que, las frutas son buenas para la salud; pero también contienen azúcar.

Es más recomendable ofrecersela en trozos más que en jugo. En el caso de las naranjas o mandarinas antes darsela, recuerde lavarla, retirar la cáscara por completo, los hilos blancos e incluso extraer las semillas. Antes probarla para asegurarnos que es dulce, pues si el sabor es amargo o demasiado ácido a lo mejor no es de su agrado y la rechaza. Una vez preparada la fruta, les sugerimos que cuando salga con él de paseo, llevar unos trozos y -en estas fechas en las que el calor apriete- es una forma de mantenerlo hidratado. En el caso de las naranjas y las mandarinas aportan múltiples beneficios a su organismo. Entre todos ellos:

-Proporciona agua, por lo que contribuye a la hidratación

-Contiene vitamina C y antioxidantes para de esta mantener un sistema inmunológico más fuerte

-Aporta fibra, lo cual beneficia la función intestinal.

-Es una fuente extra de calcio y proteínas

Lo mismo que sucede con la mandarina, la naranja también es un cítrico bueno para los perros; pero eso si siempre y cuando el sabor sea dulce. Nuestros perros están acostumbrados a la comida procesada. Esta les aporta muchos beneficios y la mayoría de los nutrientes que necesitan; pero -según veterinarios consultados- suelen se pobres en antioxidantes y algunas vitaminas... por ese motivo, siempre es recomendable incluir frutas en su dieta; pero no de una manera continuada.

¡No a los jugos!

¿Pueden tomar los perros zumo de naranja? La pueden tomar en pequeños trozos; pero el zumo o el jugo no es la opción más recomendable. La naranja es rica en fibra que se pierde al exprimirla, por lo que si nuestro objetivo es aportar al animal ese extra de fibra por ejemplo para combatir el estreñimiento, no lo conseguiremos. Por otra parte, al triturarla el proceso digestivo es mucho más rápido y los azúcares naturales de la fruta pasan a la sangre con mayor rapidez. Esto último es contraproducente ya que puede favorecer el sobrepeso.

No todas son buenas

Desde www.expertoanimal.com aseguran que «en nuestros hogares somos nosotros quienes le aportamos el alimento para sobrevivir, debemos tener en cuenta qué necesita nuestro perro para de este modo seleccionar la mejor dieta para él». Los expertos, como venimos diciendo, siempre recomiendan una alimentación variada, compuesta por pienso seco y, en pequeñas cantidades, fruta y verdura fresca. Hay muchas frutas recomendables para perros; pero no todas son las más adecuadas ya que algunas son altamente tóxicas.

Arándamos: tienen un elevado contenido en antioxidantes, siendo una de las mejores frutas para prevenir la aparición de enfermedades relacionadas con el corazón en nuestro perro. Asimismo, también son ricos en vitamina C y fibra. Eso sí, no olvides retirar las semillas que se encuentran en su interior antes de proporcionar este alimento a tu can, puede producirle graves daños.

Manzana: Por sus propiedades digestivas y astringentes. Indicadas para tratar de forma natural la diarrea y otros problemas estomacales. Tiene un elevado contenido en vitamina C, calcio y propiedades antiinflamatorias. Recuerde antes de darsela lavarla bien y retirar el corazón con las semillas. Si quiere darle manzana para tratar la diarrea, es mejor que quites la piel, pero si lo que quieres es combatir el estreñimiento, dale a tu perro trozos de manzana con piel.

Pera: El 80% de su composición es agua, por lo que su aporte calórico es muy bajo. Es una fuente perfecta de fibra y potasio, por lo que además de favorecer el tránsito intestinal, nos ayudará a prevenir afecciones cardiovasculares y son aptas para perros con diabetes.

Plátano: Contiene un elevado contenido de fibra insoluble, por lo que un exceso de la misma puede provocar graves consecuencias en nuestro perro. En cantidades muy pequeñas, puede resultar beneficiosa para él y ayudarle a defecar si observas que tiene estreñimiento.

Melocotón y albaricoque: Ricas en fibra soluble y, por tanto, favorecen la regulación del tránsito intestinal en nuestro can. Además, su elevado contenido en hierro les ayuda a prevenir la aparición de anemia, son una potente fuente natural de antioxidantes y están compuestos principalmente por agua, por lo que no promueven la obesidad en nuestro perro. Ojo, retirar el hueso y la piel antes de darsela.

Fresa: es uno de los mejores antioxidantes. Son ideales para mantener la piel de nuestro perro y una manera natural de prevenir la oxidación celular. También son totalmente beneficiosas para sus huesos y cuentan con propiedades diuréticas y digestivas que mejoran su tránsito intestinal.

Sandía: Como la pera está compuesta principalmente por agua. En épocas de calor ofrecerle pequeños trozos sin pepitas pueden ayudarle a mantenerse hidratado. Aunque hay que darla con moderación por su elevado contenido en fructosa.

Melón: Fuente de vitamina A y E. Contiene grandes propiedades diuréticas y antioxidantes.

Mango: Son frutas con alto contenido en antioxidantes, pues son ricos en vitamina A, vitamina C, vitamina B6 y ácido fólico, entre otros nutrientes.