Dos personas toman el sol en la playa valenciana de la Malvarrosa, donde ayer se alcanzaron los 26 grados/ Las orugas llegan antes de tiempo debido al inusual calor del mes de febrero

Vuelve el invierno tras una primavera adelantada

Las temperaturas se normalizarán esta semana después de registrar temperaturas casi veraniegas

ABC
Actualizado:

Marzo ha llegado con temperaturas casi veraniegas en algunos puntos de la península, como demuestran los 28 grados centígrados alcanzados el domingo en Murcia, los 27 grados de Zaragoza o los 26 de Sevilla y Valencia. La culpa de esta inesperada subida de temperaturas la tiene un anticiclón que ha bloqueado desde finales de febrero la entrada de borrascas.

No solo ha subido el termómetro. El anticiclón y la falta de viento ha disparado los niveles de contaminación y precipitado los síntomas de los alérgicos y asmáticos. El fuego también ha castigado el monte con incendios en el norte del país, en Galicia y Cantabria. Hasta el Gobierno aragonés activó durante el fin de semana la alerta naranja por riesgo de incendios forestales, una rareza en pleno invierno.

Pero este ensayo del verano ha sido un espejismo temporal. La semana que entra llega con meteorología más propia de las fechas en las que estamos. Las nubes, lluvias, nieve y temperaturas más bajas nos harán sentir que aún estamos en invierno aunque no parece que el invierno vaya a durar mucho tiempo. De momento, la

Agencia Estatal de Meteorología prevé para este lunes una caída del termómetro en gran parte de la península. Solo el litoral mediterráneo y los dos archipiélagos no experimentarán el descenso. Los primeros días de la semana, el viento será también el protagonista en el norte. La alerta naranja por fenómenos costeros se extiende desde Galicia al País Vasco.

Habrá nieves débiles en los Pirineos y las lluvias llegarán tímidamente al centro peninsular entre el martes y el miércoles.