Los «viernes sociales» no llegan a aprobar los cambios de Tráfico: ni el nuevo carné por puntos, ni patinetes

«Cuando haya nuevo Gobierno, saldrán todos estos cambios seguro», dijo ayer Pere Navarro, asumiendo que su medida clave, el 30 km/h para ciudades

MadridActualizado:

Era una medida estrella del plan de Pere Navarro para la presente legislatura: fijar el límite de velocidad máxima en 30 km/h para los entornos urbanos y calles de un único sentido en el centro de las ciudades. Tampoco saldrán adelante la renovación del carné por puntos, que cumple ya más de doce años de vida, ni la regulación estatal de los patinetes eléctricos por las ciudades (que seguirá dependiendo de cada ayuntamiento). Preguntado ayer en rueda de prensa por estos cambios, que no han llegado a aprobarse los «viernes sociales» últimos de este Gobierno, antes de que se celebren las elecciones generales del próximo 28 de abril, el director general de Tráfico fue contundente: «Teníamos una hoja de ruta. Todo está en la cinta, en el carril. Cuando haya nuevo Gobierno, saldrán».

Los reglamentos se han redactado y elaborado, así como el de la limitación de la velocidad máxima en las carreteras convencionales a 90 km/h, que entró en vigor el pasado febrero. A pesar de ello, hay que lamentar que en marzo creciera en 15 fallecidos el balance trágico de personas muertas en la carretera. «Marzo ha aumentado en siniestralidad vial, sí. La política de seguridad vial descansa en la perseverencia. No hay balas de plata», admitió ayer ante la prensa Navarro.

En los últimos días, se había barajado la posibilidad incluso, tras una recomendación de expertos europeos, de que ese límite en vías secundarias se contenga en 70 km/h, pero en los planes de Tráfico ya no entra esta disquisición.