El vídeo de la niña chupando un bajalenguas que puede llevar su madre a la cárcel

Cordi Ward ha sido acusada de intentar manipular un producto de consumo sin tener en cuenta sus consecuencias

Actualizado:

En los EE.UU., una madre puede ser condenada a hasta 30 años de cárcel por haber grabado a su hija chupando un bajalenguas y después a colocarlo en el frasco en una clínica.

El vídeo fue publicado en su cuenta de Snapchat y llegó a las manos de la clínica, que abrió una investigación policial. La madre, Cordi Ward, ha sido acusada de intentar manipular un producto de consumo sin tener en cuenta sus consecuencias, como la «lesión corporal» o incluso «la muerte». En caso de ser declarada culpable, podría enfrentarse la pena de prisión y una multa de 10.000 dólares.