Impactantes imágenes grabadas por los vecinos durante las inundaciones de este martes - ABC

Los vecinos recogen en vídeo las terroríficas imágenes de las inundaciones en Mallorca

Se elevan a diez los muertos en Mallorca

Actualizado:

La tromba que caía a media tarde de este martes ha dejado imágenes aterradoras para los vecinos de las localidades afectadas. Uno de los municipios peor parados por las inundaciones es Sant Llorenç del Cardassar, donde se ha desbordado el torrente torrente de Ses Planes que atraviesa la localidad.

Tras los momentos de pánico vividos durante las inundaciones, muchos se derrumban al recordar las escenas que han protagonizado durante la noche, sin poder aguantar las lágrimas al revivir el miedo y la angustia por ver el agua arrasando a su paso. Unos 200 vecinos han tenido que ser desalojados y otros tantos, continúan incomunicados encerrados en sus hogares.

La tromba ha destrozado todo; puentes, carreteras y vehículos flotando sin poder oponer resistencia a la fuerza del agua.

La Guardia Civil ha pasado una dura jornada de rescates para mantener unidas y a salvo a numerosas familias de afectados. Han sido tantos los hogares anegados, que se han tenido que habilitar varios polideportivos para acoger a la población sin casa.

Han caído más de 230 litros por metro cuadrado desde las siete de la tarde de este martes cuando ha empezado la fuerte lluvia en la isla. Más de 100 efectivos trabajan para mantener a salvo a los vecinos.

Según la delegación en Baleares de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya no se esperan lluvias torrenciales sobre las islas pero «pueden producirse tormentas localmente fuertes hasta avanzada la tarde» por lo que se mantiene el aviso naranja para el archipiélago.

A petición de su presidenta, Ana Pastor, el Pleno del Congreso de los Diputados ha guardado, al inicio de la sesión de control al Gobierno, un minuto de silencio por las víctimas, sus familias y todos los afectados por las graves inundaciones.

En Mallorca, desde el aire se aprecia cómo las calles y carreteras están completamente cubiertas de barro y muchos vehículos afectados por las inundaciones permanecen abandonados.